TODOS AL GRITO “CORRIAM, VOLIAM”

Guillermo Tell

20080728100David_Niven_art

Parece que el Colegio de Abogados de Gijón ha decidido que la mejor manera de competir con la capital es ofrecer al gran público actuaciones dignas de las mejores representaciones operísticas. Si en Oviedo tienen el Teatro Campoamor como templo de la lírica, el jerarca colegial ha decidido, siguiendo la tesis del inmortal bardo de Avon, que todo el mundo sea un escenario. De ahí que la platea haya contemplado el bochornoso e inaudito comportamiento que el Secretario Técnico ha tenido con mi amigo y compañero El Novio de la Muerte.

Sin duda alguna el señor Gordo y compañía actuaron pensando que su actuación no iba a tener más consecuencias que el necesario minutito de gloria para elevar la necesaria estima del Secretario Técnico, cuyo ego sin duda se reforzaría ante la presencia de dos agentes de la Policía Nacional y que, ante ello, todo el mundo se retiraría acobardado. Pues bien, si hace poco más de una semana Raffles, el ladrón aficionado, echaba mano de Verdi para ofrecer la verdadera imagen del Colegio de Abogados, en esta ocasión será Rossini y su Gugliemo Tell quien nos venga como anillo al dedo. Y desde aquí manifiesto públicamente que, aunque como buen caballero legionario El Novio de la Muerte se basta y sobra para mantener el sólo esta lucha contra enemigos de tan baja estopa, que sepa, de todas maneras, que no faltarán decenas, cientos de voces de compañeros que, de igual modo que Arnold al enterarse de la prisión de Guillermo Tell, entone la voz de Corriam, voliam animando al pueblo a liberar a la injusta víctima de las arbitrariedades del poder. Y, como Arnold, muchos de nosotros gritaremos de manera entusiasta al son de las notas de Rossini, aquello de

Corriam, voliam, s'affretti 
Lo scempio di quel vile 
Che su noi trionfò. 
Sì, vendetta dell'empio facciamo: 
Il sentiero additarvi saprò.
Ah! venite; delusa la speme 
Renderem di chi vili ne brama. 
Gloria, onore, vendetta ci chiama, 
E Guglielmo per noi non morrà. 

Porque hoy es el Novio de la Muerte, pero mañana puede ser cualquier otro. Por ello, amigo y compañero, Raffles desde aquí entona el Corriam, voliam, para que todos los que aún merezcamos ser calificados verdaderamente de compañeros acudamos en apoyo y socorro a quien de manera injusta ha sufrido la vendetta del poder. No obstante, y permitidme un levísimo animus iocandi, dado que carezco de los registros vocales necesarios para entonar dicha peliaguda aria operística, os la ofrezca en una versión que corresponde a una representación en directo de dicha obra en el año 1972, en la voz de uno de los grandes, el tenor Nicolai Gedda.

I am RAFFLES – AMATEUR CRACKSMAN

Anuncios