¡¡¡ A MÍ LA LEGIÓN !!!

Novio de la MuertePublicado por: El Novio de la Muerte 

novio-2

Santísimo Cristo de la Buena Muerte

 

 El título de este post lleva este tan expresivo título, “¡A mí la Legión!”, porque para hacer sintonía con el nick que escogí en su día al darme de alta en el Foro de este grupo de Abogados rebeldes con la gestión de los Tiranos y los Vendidos, y habida cuenta lo que sucedió el otro día en el Despacho de Jorge Gordo, necesitaba algo que conjugara perfectamente con la situación. Y además, como muchos sabréis, en el Credo Legionario hay un principio, uno de sus Credos (el “Espíritu de Unión y Socorro”), que viene al pelo con lo que os quiero relatar:

 A la voz de “A mí la Legión”,

sea donde sea,

acudirán todos,

y con razón o sin ella,

defenderán al legionario que pida auxilio.

Requerido por innumerables compañeros que a lo largo de estos últimos días me habéis preguntado por lo que había sucedido, y me transmitísteis vuestro calor y apoyo fraternal –como buenos caballeros y damas legionarias todos- frente a lo que intentó ser un pasar por encima de mí por parte de la Junta de GobierNO y del Secretario Técnico del Colegio que hace el papel de fiel cancerbero del Hades, a continuación, y tal y como os prometí hace unos días, mis más queridos compañeros, os paso a relatar en su totalidad los luctuosos hechos que tuvieron lugar a primera hora de la mañana del pasado día 20 de Octubre en el Despacho que el asalariado de todos Jorge Gordo Pérez, Secretario Técnico del ICA-Gijón, disfruta gracias al percibo por parte de dicha Institución del cada vez más alto importe de nuestras cuotas colegiales; cargo que disfruta y ocupa gracias a no se sabe quién (¿o tal vez sí?), ni se sabe gracias a qué; y al igual que disfruta el  m-i-s-t-e-r-i-o-s-o  salario que NOSOTROS LOS COLEGIADOS le pagamos, pues es NUESTRO empleado; o al igual que disfruta los periódicos que lee a diario por la patilla gracias también a nuestros dineros… En finnnnnn, ¡qué os voy a contar que no sepáis!

Pues claro, os tengo que contar lo que pasó en el interior cavernoso de nuestro amado JASP, que lejos de ser –y demostrar ser- “Joven Aunque Sobradamente Preparado”, como aquel anuncio del coche, lo que resulta es ser, más que nunca, “Joven Aunque Sobradamente Prepotente”. Y pruebas ubérrimas ha dado el mancebo esta semana.

Cronológicamente, yo el 22 de Septiembre presenté ante el JASP, dirigido al Secretario de la Junta de GobierNO, un escrito solicitando se me informe sobre el estado de las actuaciones policiales y/o judiciales seguidas tras la denuncia formulada por el Licenciado Vidriera…, digo Estrada, a primeros de Marzo por causa del famoso “rorobo de la jojoya”, o sea, el espinoso asunto de las fotos de los Esquiroles y los e-mails que le siguieron, y que con bombo y platillo nos trasladó DICTATOR a través de la desgraciada Circular nº 22/09, de infausto recuerdo. Escrito sellado y con registro de entrada nº 866/09. Por cierto: el Licenciado Estrada, al que también se conoce por el apelativo cariñoso de SuperAgente 86, no debe en absoluto sentirse herido moralmente por ello, pues nunca hemos tenido nadie –al menos yo no- la más mínima intención de herir susceptibilidades de nadie, y menos la del interfecto, mas desde Abril todo el Colegio sabe a quién nos referimos con ese término irónico y mordaz, que no injurioso, y que se lo ha ganado a pulso tras una lamentable actuación suya en la Biblioteca en el seno de una Asamblea informativa del Patio y que recordaréis todos…

El caso es que presenté ese escrito al que hacía referencia anteriormente y espere contestación. Pacientemente. Sosegadamente.

En el ínterim, un Turno de Oficio de Marzo´08 para demandar por divorcio, antes de la huelga, deriva en que la señora no me aparece por el Despacho en todo ese tiempo, y hasta mediados de este año (Mayo-Junio) no vuelvo a saber de ella… ¡porque se le adelantó el marido y fue él quien la demandó! Y me vino con la demanda del marido a cuestas.

Vale, como yo estoy designado para demandar, ¿qué hago: contesto también, no lo hago? Fuí al JASP, le pregunto, y me rebota -nunca mejor dicho- a la Comisión de Justicia Gratuíta en Oviedo. Presento el escrito preguntando qué hacer, y me dicen que vale, que lo haga yo todo: demandar y contestar, todo en Turno de Oficio. Pues OK.

Primero contesto la demanda (corría el plazo), y seguidamente demando. Bien. Mi demanda se archiva luego por litispendencia (lógico, pero yo me cubrí las espaldas y cumplí con el mandato legal), y seguimos el juicio como demandados.

A todo ésto, la señora en este ínterim había pasado de cobrar seiscientos y pico euros mensuales a 1.300; exactamente, 1.285 creo recordar, porque ahora está fija, contrato indefinido, a tiempo total… Bien, vale. Es obvio que con 1.300 lereles no tienes derecho a disfrutar de los beneficios de Justicia Gratuíta, y por lo tanto me tendrás que pagar mis honorarios por Baremo. OK.

Yo entonces le digo que no le va a valer la Justicia Gratuíta, que los costes ya no se los va a cubrir el Estado y me tendrá que pagar. De hecho, el Ayuntamiento, al pasar a cobrar ese dinero cuando la hicieron fija y cobrar más del doble que antes, ya le retiró también una ayuda que le daba para pagar el alquiler debido al cambio de situación económica para mejor.

Para no meter la pata, porque todos sabemos con quién nos gastamos los cuartos, a primeros de Septiembre consulto el tema con el JASP, y me confirma que sí, que si cobré algo del Turno o no; yo le digo que ni un duro, porque entre que la chica estuvo “missing” un año porque no me volvió tras la primera visita, y la huelga nuestra luego y tal, que hasta que vino ahora en Mayo o por ahí con la demanda del marido encima y el plazo para contestar corriendo, no supe de ella y que todavía teníamos el juicio para ahora este mes pasado (Septiembre); no cobré nada. “Bueno -me dijo él-, pues entonces te tiene que pagar”. Yo le digo si tengo que hacer algo a nivel del Colegio o de Oviedo, y me dice que NO. Simplemente que hable con ella, se lo diga, y pista. OK.

Así lo hago cuando un día me va por el Despacho. La señora me dice que bueno, que a ver cómo te pago, que no sé qué, que no sé cuánto… Lo típico, ¡qué os voy a contar que no sepáis! Se va.

A los pocos días vuelve, y me dice que fue al Colegio y que “un chico joven, alto, delgado, que está en una oficina pequeña que hay al fondo a la izquierda…” resulta que le dijo QUE PRESENTASE QUEJA CONTRA MÍ si es que consideraba que no debía pagarme… Hala, que te crujan, chaval…

Yo le precisé si era realmente un chico que tal y que cual… (quería cerciorarme que fuese el JASP porque aunque sé la catadura moral del tipo en cuestión, me parecía muy fuerte el tema…). Me lo confirmó de pé a pá. Fue el JASP.

Vale, chaval, genial, olé tus arrestos… Por cosas como éstas, tan repetidas en su tortuoso habitual proceder, Sr. Gordo, a todos nos cae Vd. “gordo”, valga la redundancia.

Le contesto que haga lo que quiera, que si el Colegio le dijo eso, que si el chico ese le dijo eso en nombre del Colegio, que no se cortara y que hiciera lo que considerase más oportuno, que por mi parte yo también iba a actuar en consecuencia.

Y decimos Queja infundada porque en lugar de ANIMAR a un ciudadano a quejarse contra un colegiado (que le paga el salario al “acusica” Gordo, repetimos), todo lo hubiera podido solucionar con una pregunta: “señora, dice que tiene Beneficio de Justicia Gratuíta del año pasado, y que ahora el Letrado le quiere cobrar; oiga Vd., ¿y cuánto gana Vd. ahora?” Y cuando la señora dijera lo que gana, “1.300 euros”, ese Secretario Técnico al que todos los colegiados de Gijón pagamos su alto salario le habría dicho que entonces su obligación es pagar al Abogado porque con esos ingresos en España NO se concede el Beneficio de Justicia Gratuíta a nadie, y si lo tenía, pues lo pierde. Tan sencillo como eso. Y resolvemos el problema a la señora y evitamos una Queja a un compañero. Pero claro, cuando el afectado es un Abogado “molesto” para el Poder colegial, entonces de lo que se trata, parece ser, es de intentar que se le ponga en entredicho y que lo fusilen al amanecer…, y de ahí la denuncia sugerida por un lado contra mí y el silencio despreciativo más absoluto respecto de mi primera solicitud.

Este Lunes pasado día 19 me llegó el traslado de la Queja de la señora y la notificación de SuperAgente 86 con la apertura de expediente informativo y 10 días hábiles para contestar alegaciones y blablabla. Me puse a fumar en pipa como comprenderéis…

A todo esto, el escrito NO lo redactó la señora, estoy seguro de ello, porque por su condición socio-laboral no la veo haciendo un escrito como me llegó a mis manos, tan impoluto y tan bien formateado… Ni se habrá costeado un Abogado particular para meterme mano a mí por tan poca chicha, digo yo… Siendo poco malpensado, jeje, puedo pensar que si ya sé que el JASP le azuzó a denunciarme a mí –como me consta-, porque soy yo, no por otra cosa, porque yo soy de los que “molesto”, como molestamos todos los que estamos significados con El Patio, pues acaso “alguna mente iluminada” de ese Colegio o de la Junta (sea el JASP o sea quien sea, que no lo sé) haya podido muy bien redactar también el escrito para mejor servicio del justiciable… En fin, no acuso, ésto NO es una acusación formal, sólo hago mis elucubraciones en voz alta y pienso mal (con una evidente lógica), y ya sabéis cómo sigue el dicho: piensa mal…

Por cierto, en lo que me trasladan veo que hubo Junta de GobierNO el 13 de Octubre…

O sea, que yo el 22 de Septiembre presento lo que os dije al principio de mi post, un escrito solicitando una información determinada, y por lo menos hay UNA Junta de GobierNO el 13 de Octubre, en la que tramitan una Queja que lleva fecha del día 8, pero NO tramitan mi solicitud del 22 del mes pasado…

Uy, uy, uiyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy.

Decido ir el pasado Martes a primera hora a ver al JASP, grabadora en ristre (no se enteró de nada, soy más listo que SuperAgente 86, jajajaja…; por cierto, otro día en plan coña os cuento mi odisea para encontrar abierto a las nueve de la mañana, como dice mi gran amigo John Wayne, un “chino de guardia” a fin de comprar una cassette a tan tempranas horas de la mañana, jajajaja…), y entro para allá.

Dejo mi maletín semiabierto para que se pueda registrar lo mejor posible la voz, enciendo la grabadora delante de él mientras cojo el papeleo para disimular, y empieza mi odisea.

Comienzo mi misión dialéctica inquiriendo al JASP por el asunto de la Queja. Le relato cronológicamente cómo habían sido las cosas, le digo que la Cliente me confesó que la idea de formular una Queja contra mí había partido de él mismo (me lo negó cínicamente), y le dije que no me parecía de recibo que alguien que es “mi empleado” y a quien yo le pago el salario fuese luego el primero que azuza a un justiciable para que me denuncie, cuando encima días antes ese mismo empleado me había dado la razón sobre el mismo tema y me dice -como no podía ser de otra forma- que le exija a la señora que me pague mis honorarios. Ante ésto, el JASP se pone como una fiera y dice vehemente que él no es “mi” empleado, y que no está a mi servicio porque quien le contrató fue el Colegio de Abogados como institución, ante lo cual yo le rebato que de eso nada, que él es MI empleado porque yo soy el que con el puntual pago de mi cuota colegial le pago a su vez el salario del que él vive, igual que con las cuotas del resto de mis compañeros…, que todos somos sus pagadores y que como un día nos hiciéramos todos “insumisos” y dejásemos de pagar las cuotas, a ver de qué iba a vivir él…

El tío, lívido.

Seguimos la discusión. Como veo que no se me da cumplida respuesta a ninguna de mis observaciones y el tío miente más que habla, y no voy a sacar nada en limpio, paso al Plan B, ó sea, al tema del escritito de marras, que al fin y a la postre sabía que era mi “arma letal” ;-)   Entonces, en ese momento echo mano a mi maletín (recordad, lo tenía semiabierto y con la grabadora funcionando) y cojo la copia del escrito que presenté el 22 de Septiembre al propio JASP por lo que os comenté antes. Le digo que por qué no tengo contestación al escrito con nº de registro de entrada 866. Le recuerdo que dicho escrito solicitando una sencilla información lleva el nº 866 de Registro de Entrada; el escrito de Queja de la señora es de 8 de Octubre y lleva el Registro de Entrada nº 920. ¿Por qué se tramita el último enseguida y se desprecia olímpicamente al primero? El JASP, muy chulito y prepotente (claro, si no no sería JASP), me dice que de qué trata ese escrito, y yo, más chulito que él, porque pa chulo el hijo d´mi mami, jeje, le respondo que entiendo que como Secretario Técnico del Colegio le incluya en el salario QUE YO LE PAGO averiguar de qué trata o no trata un escrito dándole sólo el nº de registro, que lo busque en el ordenador… El tío resopla por las orejas… Pero lo tiene que buscar. ¡Remedio le queda! Me dice que sí, que no le consta contestación alguna, ante lo cual le digo que eso ya lo sé, que a mí tampoco me consta nada, pero que precisamente lo que quiero es que me contesten, y por escrito, claro. El JASP me insiste en que como no hay contestación, que no tiene más que decirme, que ya me contestará la Junta cuando sea, o sea, sine die… Le replico que eso NO me vale, y que le requiero para que me facilite contestación, si no es a través suyo, pues que llame al DecaNO o al Secretario de la Junta, y que me dén la contestación. Me suelta que yo no soy nadie para decirle lo que tiene que hacer en su trabajo, y que no llama a nadie.

Entonces yo, con flema británica (Raffles, va por tí amigo ;-)  pero con testosterona en los ojos, le digo que yo tampoco me muevo de allí mientras no se me solucione el asunto. El tío, ya cada vez más “moscatel”. Aprovecho para hacerle una pregunta: “oye, Jorge, ¿serías tan amable de decirme cuántas Juntas de Gobierno se celebraron entre el 22 de Septiembre y el 13 de Octubre?, porque como en el traslado de la apertura de expediente abierto contra mí se dice que hubo Junta el día 13 de Octubre y yo presenté este escrito el 22 de Septiembre, quiero saber si además de esa Junta hubo alguna otra en ese ínterim”. Respuesta clamorosa del JASP: “yo a eso no te voy a contestar, si quieres saberlo tendrás que preguntarlo por escrito”   >>:o

Agggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg.

Aluciné en colores, babies… Tiré entonces de repertorio de ironía y de mano zurda (que se me da bastante bien cuando se tercia, que cuando tengo que ser diplomático también lo soy, chicos ;-), y le dije que claro, que tenía razón, que 19 años de ejercicio profesional no me habían dado la pericia y habilidad suficientes como para haberme apercibido de que para saber algo tan “complejo” y trascendental como el NUMERO de unas Juntas de GobierNO celebradas debía haber llevado el escrito correspondiente para presentar ante el JASP, y no hacer la pregunta oralmente, mon Dieu! ¡Qué fallo imperdonable el mío!

Total, que me vuelve a insistir en que me vaya, a lo que yo me niego: “no, Jorge, como todo hay que hacerlo por escrito por lo que veo, y yo pedí una información por escrito porque quiero personarme en esas Diligencias, si las hay, o me contestáis por escrito ahora mismo o me siento aquí hasta que me contestéis, y si vienen 15 personas ahora a verte, lo siento pero yo llegué primero y a mí todavía no me has atendido, con lo cual no me pienso mover de aquí”.

Mosqueo ya considerable.

La tensión se corta a cuchillo.

Me dice que ya me dijo antes que “ya te contestarán, y cuando me dén la contestación ya te la haremos llegar por escrito”. Lo cual, claro, no me convence porque, como yo le dije, “Jorge, no crecí tanto como tú, pero no soy un niño y ya NO me chupo el dedín”.

Más tensión. Más madera…

Me insiste en que me vaya, y yo que erre que erre: ni hablar del peluquín. Le digo que yo le presenté el escrito a él, me lo selló y registró él, y por tanto quiero que me dé una contestación él o quien sea, pero yo las cuentas se las pido a él personalmente porque, le dije, yo no sé si a partir de presentar el escrito ese escrito llegó a la Junta, lo metió debajo de la mesa, o lo tiró por la ventana que tiene abierta en ese momento… El tío se acaba de mosquear y me dice que le estoy “acusando” de tirar un papel por la ventana, lo que le rebato porque no es cierto: yo sólo sugerí que pudo haber pasado eso como “posibilidad”, no como “hecho consumado e indubitado”, porque realmente no sé lo que pasó con el papel de marras. Le largo lo de “excusatio non petita”, y ahí viene algo de lo más divertido, porque va y me suelta: “no me vengas con refranes, Germán”, a lo cual yo, con guasa, le digo que de refranes nada, que un refrán es el de la abuela, pero lo que le acabo de decir es un AFORISMO JURIDICO, y que si estudió la carrera debería saber de lo que estaba hablando…, y saber diferenciar los refranes populares de los aforismos jurídicos. Claro, el tío ya ciego, jajajajaja.

Entonces hubo un momento en que nos enfrascamos en otra escaramuza dialéctica y le vine a decir más o menos que rezase por que Sergio ganase las Elecciones, porque si no era así no sé dónde iba a comer este año el turrón…, dándole a entender que CONTRACTUALMENTE y LABORALMENTE puede haber novedades en materia de reajuste de plantillas para el caso de que echemos con la fuerza de los votos de nuestros compañeros a quien colaboró a poner y mantener a semejante elemento donde está. En ésto va él y me suelta: “soy capaz de verte fuera y sin corbata, eh, Germán”.   >>:-o     Yo, que no daba crédito, pero a la vez quería que quedase todo bien cogido en la cinta, le dije que qué había dicho, que cómo que qué…, y él, crecido, jeje, me lo volvió a cascar literalmente otras dos o tres veces seguidas, con voz bien alta (salió chulísimo en la cinta, jajajaa), a lo cual yo le respondí “oye, y si te lo digo en la calle y sin corbata, ¿qué me iba a pasar?”  Porque yo a eso SÍ le llamo AMENAZAS… El tío me dice: “Germán, no te voy a entrar más al trapo”, a lo cual le replico: “no, haces bien, porque no es que entres al trapo, es que te lo coges tú todo el trapo y te lo llevas pa casa”.

 

Poco después, y al decirle que “de momento yo no afrenté a nadie en la calle a verle sin corbata; tú, sí”, el Secretario Técnico del Colegio que trabaja para nosotros y pagamos todos responde con un lacónico pero expresivo “¡exacto, sí!, a ver si tienes valor de verme sin corbata en la calle”. No comment.

En ésto llama a alguien por teléfono (presumiblemente DICTATOR ó SuperAgente 86); pero no le responden. Le digo que no soy idiota, que todos ahora tenemos móviles y que no me creo que no tenga localizables a ninguno de los dos, qué casualidad. El JASP, con esa sonrisa tan cínica que tiene, me dice que ya veo, que no encuentra a nadie, y que por tanto me tengo que ir. Riéndose de mí y con prepotencia.

¡Y un jamón! Insiste si quieres resolver el problema, chaval, porque si no, ésto va para largo.

Al poco vuelve a insistir, y curiosamente, entonces da con uno y con el otro, con todos, jeje. Bien. Habla con ellos, les dice que estoy allí “insultando” y “amenazando” (como CHIVATO el tipo éste no tenía precio, debía ser el coco cuando era parvulito), y cuando cuelga, me dice que le dicen que “ya me contestarán”, y que haga el favor de irme si no tengo nada más que hacer allí. Yo le digo dos cosas: primera, que si para preguntar algo tan tonto como cuántas veces se reunió la Junta de GobierNO tengo que presentar un pomposo escrito, y aun presentando un escrito para ésto otro hace un mes aún no obtuve respuesta alguna, si ahora el DecaNO o el SuperAgente 86 dicen no sé qué, ese no sé qué QUIERO QUE ME LO DEN TAMBIÉN POR ESCRITO en aras de la Justicia equitativa, bien ellos mismos sobre la marcha, bien el propio JASP haciendo allí mismo, delante de mí, una diligencia por la cual él, como Secretario Técnico del Colegio, hiciera constar que puesto al habla con cualquiera de los otros dos jerifaltes, se me ponía en mi conocimiento blablabla, lo que le hubieran dicho; me lo firmaba y sellaba él como Secretario Técnico, y yo con eso me iba feliz. Ahora bien: que hable por teléfono en conversaciones que yo no verifico ni oigo porque el teléfono no está en “sin manos” y por tanto ni sé lo que le dicen del otro lado ni sé tampoco a ciencia cierta quién le está hablando, y encima que me diga que le dijeron no sé qué, de palabra, y yo me lo trague…, ¡venga, hombre! O me lo pones por escrito, majete, o aquí seguiré cómodamente sentado… y grabando, jajajaja.

En éstas (otro dato risible), ya se acababa la primera cara del cassette y yo, ni corto ni perezoso, disimulando haciendo que cogía u ordenaba unos papeles del maletín, no me corté un pelo y dí en el Stop de la grabadora, saqué la cinta, le dí la vuelta y la puse otra vez en el Play sin ningún rubor…, ¡Y SIN QUE EL JASP SE ENTERASE DE NADA! :-DDDDDDDDDDD

Bueno, pues allí tiráos un buen rato…

Vuelve a sonar el teléfono, no sé quién de los dos ínclitos sería, y al colgar me dice que le acaban de dar instrucciones de que si no me voy, que llame a la Policía. Concretamente, tras hablar telefónicamente –según me dijo él mismo- tanto con DICTATOR como con el SuperAgente 86, me espetó que, siguiendo expresas instrucciones de ambos, me exige que abandone su Despacho (que paga este denunciante con sus cuotas colegiales, igual que su salario) y textualmente refrenda: “me han dicho que te traslade eso, y si no, que llame a la Policía, simplemente”. Si creían que yo me iba a arrugar lo llevaban claro. Le contesté y le dije que me parecía muy bien, que si quería llamar a la Policía, que lo hiciera, pero que tuviera muy clarita una cosa: que yo también iba a hablar cuando llegase la Policía (yo en aquel momento pensaba que llamaría a la Local…). Del curso de lo que pude oírle al Gordo cuando hablaba por teléfono, los tres estuvieron discutiendo sobre la conveniencia de llamar al chico de Seguridad que hay a la puerta del Juzgado, o bien a la Policía, y está claro que al final decidieron dirigirse directamente a ésta última.

Llega en ésto Rosa San Miguel (Diputada 4ª de la Junta de GobierNO). Encarnó perfectamente la “cara amable del Régimen” y me saltó con lo proverbial de que “somos todos compañeros”, “anda, vamos a tomar un café”…, a lo cual le dije que lo sentía, pero que estaba esperando que llegase la Policía (Jorge ya había llamado). Rosa alucinó y me dijo que qué bobada de Policía era esa, y yo todo serio, con cara de póker, le remití al JASP diciendo que le preguntase a él que fue quien les llamó. Ella no daba crédito. Rosa se subía por las paredes. Me prometió en veinte idiomas que iba a hablar con DICTATOR para que sin falta esta misma semana pasada, o en su defecto tras la Junta de GobierNO del Martes próximo (mañana día 27), me contestasen al fin a mi escrito. Le agradecí su “noble” gesto, pero le espeté con que ella sólo es una voz y un voto en esa Junta, y que por tanto a mí eso NO me vale para nada, y que yo lo que quería era salir con algo por escrito de allí, lo que fuese, pero fehaciente.

Eso sí, la buena señora en cuestión me reconoció que además de la Junta del día 13 tuvieron OTRA a finales de Septiembre porque la tienen “cada quince días”, según lo cual, presumiblemente la anterior fue el día 29 de Septiembre…, o sea, que mi escrito de fecha 22 ya estaba delante de ellos, al menos en teoría, cuando aquella Junta. DOS Juntas y NO me contestan, pero a los cinco días de meter una denuncia contra mí instigada por el JASP, les sobra tiempo para darme traslado de la apertura de expediente informativo. Bien… A todo ésto, cuando Rosa me estaba reconociendo lo de esa primera Junta, el JASP intentando hacerla señas y decirla que no tenía por qué revelar esa información como miembro de la Junta de GobierNO y tal…, jajajaja, tanto decirme a mí media hora antes que no me lo iba a decir y que lo preguntase por escrito, y llega ésta y me lo suelta de primeras sin despeinarme, jajajajaja.

Fue entonces cuando miro a mi derecha y veo fuera, en la Sala de Togas, que llega una pareja de la Policía… ¡¡Nacional!! El caso es que el JASP, al ver que llega la Poli, va y abre la puerta de su Despacho presumiendo que entonces ya entrarán los agentes a “intervenir” y “reducirme”, jejeje. Pero ante su asombro (y mi regocijo) la Policía permanece prudentemente en medio de la Sala de Togas, sin entrar en el despachín, sin decir ni hola, sin presentarse, sin decirme ni a mí ni a nadie nada de nada… Vamos, que estuvieron al menos allí unos diez minutos viendo cómo el JASP, Rosa y yo discutíamos abierta pero civilizadamente, cada uno en su posición, sin que llegase la sangre al río ni siquiera hubiera sangre alguna de por medio. Nada. A todo ésto, el JASP, con la puerta abierta, para que le oyeran los polis, le dijo a Rosa que yo me había estado dedicando a “insultarle”, “amenazarle”, y a preguntar EL CONTENIDO de las Juntas de Gobierno que se habían celebrado ¡so mentiroso, cacho cínico!…, y no sé qué otras calamidades más,  ante lo cual yo le espeté y le pregunté “Jorge, ¿y quién dijo eso de soy capaz de verte en la calle y sin corbata?”, y en ese momento, mirando para mí, y con su sonrisa cínica de rigor, dice el JASP: “tú”.

¡¡¡¡¡¡¡¡ El acabóse !!!!!!!!!!!

Ya no aguanté más: la Policía, que seguía allí impasible, vió cómo entonces yo eché mano a mi maletín, cogí mi grabadora, la exhibí en alto, y le dije vehemente al JASP: “pues Jorge, toda esta conversación ha estado siendo grabada desde el principio. Ahora se va a saber si mientes tú o miento yo. ¿Te acuerdas cuando el Sr. Secretario de la Junta de GobierNO de este Colegio acudió a una Asamblea organizada por la Asociación de Abogados El Patio de mi Colegio el pasado día, creo recordar, 25 de Abril en la Biblioteca, cuando tuvo la poca ética y dignidad de acudir y parapetarse en la última fila, en un asiento, y apostarse allí con una grabadora para, sin consentimiento ni conocimiento de nadie, ponerse allí a grabar el contenido de aquella Asamblea informativa? Pues mira, de aquellas maldades algunos también hemos aprendido”. Dicho lo cual, dí en el Stop y la apagué; metí la grabadora en el maletín, el JASP no quedó blanco, quedó transparente, translúcido, y nos identificó la Policía a ambos por DNI.

En ésto, al poco, llegó SuperAgente 86, y siempre que llega el chaval la arma, no sé cómo se las arregla conmigo pero siempre la arma. Entra como un bisonte, como un elefante en una cacharrería (claro, llegó y vió a la Policía allí y el torpe de él se creció también), sin decir hola ni adiós, y sin echarme los ojos encima (porque NO debe tener valor para mirarme a la cara), suelta un tajante “tú, fuera de aquí”. Evidentemente no hablaba con el JASP, ni con Rosa… Yo, reconozco que estupefacto, pero manteniendo mi flema británica (gracias de nuevo por servirme de inspiración, querido amigo Raffles ;-) le respondo educadamente que cómo que fuera de aquí, que yo en tal fecha presenté este escrito (se lo mostré) y que aguardaba una contestación por el mismo conducto. El tío coge el escrito, lo mediomira porque ni lo leyó ni nada, y tirándolo con chulería y desprecio encima de la mesa del JASP, va y, encogiéndose de hombros, suelta desafiante un “¿y este escrito, qué, qué pasa con este escrito, qué?”. “Pues que me tendréis que contestar, sobre todo después de constarme como me consta que tuvísteis DOS Juntas de GobierNO desde ese día y no me habéis respondido nada”, dije yo. Y él insistió: “tú, ¡largo de aquí!, porque estás entorpeciendo gravemente el funcionamiento de este Colegio…” (el tío seguía crecido con Papá Policía al ladito, jeje, ¡qué valiente!). ¡Pues qué bien! O sea, que llevaba un cuarto de hora la Policía como testigo de excepción de todo ésto y no interviene para nada, sólo para identificarnos a Jorge y a mí porque al fin y al cabo tienen que justificar su actuación, y llegas tú, ¿y te atreves a decir que estoy “entorpeciendo gravemente el normal funcionamiento” de blablabla?

Como no era plan de pagarle por bueno, el caso es que dí media vuelta y le dije a los Policías que por favor, si eran tan amables que les requería para que igualmente identificasen también a aquel caballero porque también va a ser objeto de denuncia por mi parte, a lo cual los agentes accedieron sin problemas: le pidieron el DNI a SuperAgente 86 y así deberá constar en el Atestado que hayan levantado.

Al final, uno de los agentes me dijo que bueno, como ya no había más, que ellos se tenían que ir (fíjate, la Policía con prisa, razón de que allí no pintaban nada y que no veían “caso” como para haberles tocado los cataplines al llamarles…), y que si no me importaba que abandonara ya el lugar…, a lo cual yo accedí gustosamente. Me fui, igual que todos los demás, pues detrás de mí el Secretario Técnico cerró el Despacho con llave y se ausentó de allí (ABANDONANDO SU PUESTO DE TRABAJO EN HORARIO HÁBIL, por cierto), y los policías salieron incluso delante de mí y supongo abandonasen el edificio, puesto que este Letrado quedó luego en las instalaciones colegiales adyacentes comentando con otros compañeros a los que encontró allí casualmente los alucinantes pero vergonzosos hechos sufridos.

El “daño” ya estaba hecho. Al final no llevaba contestación por escrito, pero removí a todo un Ilustre Colegio de Abogados y a los principales jerifaltes de su Junta de GobierNO durante hora y media sólo por insistir en que se respeten mis derechos fundamentales que como ciudadano y como colegiado me corresponden. Un tío solo. ¿Qué barrera no podremos tumbar si TODO El Patio empieza a actuar conforme a Derecho pero con audacia y contundencia, como hice yo el otro día, y “nos ponemos en nuestro lugar” frente a la Prepotencia, el Despotismo y la Tiranía? Además, tenía grabado TODO lo que había sucedido, al otro día iba a salir algo, mal que bien, en los medios y eso obra en beneficio nuestro y en desdoro de ellos, a cuatro días de las Elecciones, y para colmo tenía la posibilidad de llevar al JASP y compañía al Juzgado como se hace con los “chorizos”.

Y eso es, detalladamente, lo que pasó. Lo ocurrido sólo tiene un nombre y se llama PERSECUCION, una persecución política del disidente, del molesto, del incómodo, del que perturba la paz de los cementerios y simplemente pide lo que es justo, a lo que tiene derecho, exige que se preserve su derecho a la información (que se le dé cuenta de unas actuaciones penales que ese mismo Colegio, con Circular incluída, inició siete meses atrás y de la que jamás volvió a decir nada pese al compromiso del DecaNO de informar “en breve plazo”); exige su derecho a personarse en una causa penal en la cual es claramente interesado y tras haber comunicado su deseo en el mismo escrito que presentó en su día; exige que se preserve su derecho a la equidad (que igual que se le exige por parte del Colegio que TODO lo presente por escrito, también él exige que ese mismo Colegio se lo comunique TODO consecuentemente por escrito); y exige su derecho a la libertad de expresión, sin miedo a que por insistir en exigir respeto a sus DERECHOS FUNDAMENTALES RECONOCIDOS POR LA CONSTITUCION, por toda respuesta “fehaciente” le aparezca una patrulla de la Policía Nacional porque ahora el JASP, DICTATOR y SuperAgente 86 se creen que son el Sheriff del condado ó incluso que son el Agente 007 con licencia para matar. Y en el mejor de los casos éstos no llegan más que al nivel de Mortadelo y Filemón con sus inefables luchas entre la TIA y la ABUELA, jajajajajajaja.

La denuncia ya está presentada formalmente contra Jorge Gordo Pérez, contra Sergio Herrero Alvarez y contra Manuel Estrada Alonso, y la grabación está a disposición de la autoridad judicial competente para que se advere todo lo que hacemos constar en aquel escrito. Y también tengo el cassette a disposición de la Historia, que ha de juzgar tan severamente a quienes han hecho de unos humildes cargos representativos de una Corporación profesional un coto privado de caza del disidente, del díscolo, del rebelde, del Letrado que CON DIGNIDAD se opone frontalmente a la Tiranía de un DecaNO y una Junta de GobierNO que hace los coros a sus veleidades cesaristas y a la INJUSTICIA que una Consejera de [In]Justicia del Principado, no lo olvidemos, está cometiendo con todo nuestro colectivo en nuestra legítima e imparable lucha por la REFUNDACION INTEGRAL DEL TURNO DE OFICIO en Asturias y, por extensión, en toda España gracias a la naciente Confederación que salió del Congreso CAT´09 que los chicos del Patio organizamos el pasado Junio,  más solos que la una, y con la oposición rastrera y ruín del DecaNO y toda su Junta, pero que fue el primer foro en España donde se trató a fondo y monotemáticamente el problema que seguramente más acucia en estos momentos a nuestra profesión porque de lo que de ahí salga ha de salir el futuro de nuestra profesión en las próximas décadas.

Creo sinceramente que El Patio de mi Colegio ha de salir reforzado tras la tiránica actitud colegial del otro día. Me tocó sufrirla a mí en mis carnes, pero soy consciente de que yo era el “chivo expiatorio” que creían tener a su merced para machacar al Patio, y otro día le tocaría a otro. Y les salió fatal la jugada porque ahora les he pagado con su misma moneda. La grabación que practiqué es lo que ha evitado, de momento, dos cosas: que a estas horas El Novio de la Muerte no estuviese denunciado penalmente hasta por matar a Manolete (amén de haberme abierto un expediente disciplinario que me abocaría a la expulsión del Colegio, porque seguro es lo que iban a intentar), y ha evitado también que a estas horas nos estuviésemos subiendo por las paredes por causa de la Circular que el DecaNO, utilizando de nuevo medios de comunicación corporativos en beneficio propio, nos habría lanzado a los cuatro vientos para denigrar al Patio igual que se hizo en su día en otras Circulares de tan nefando recuerdo pero que NO olvidaremos nunca… Esa grabación, pues, ha sido el “chaleco antibalas” tanto mío personalmente como de todo El Patio, porque a pesar de que el otro día yo no aparecí allí en nombre de mi Asociación, de la Asociación a la que pertenezco, bien es cierto que al verme a mí estaban queriendo ver a todo El Patio; y que, parafraseando a alguien que pronunció palabras parecidas instantes antes de su asesinato en contienda civil, pensaban que machacándome a mí machacarían al Patio: pero “no soñéis que al callarme a mí callaréis al Patio”, porque ni a mí me váis a callar, ni al Patio tampoco; ¡mucho menos!

¿De verdad no creéis que sería necesario reestructurar la plantilla de empleados del Colegio visto lo visto, y proceder a algún que otro ERE (Expediente de Regulación de Empleo?

¿De verdad no creéis que sería necesario darle un vuelco institucional a esta situación y lograr echar democráticamente, en las Elecciones que se nos avecinan en un suspiro, al actual DecaNO y a la actual Junta de GobierNO que matan moscas a cañonazos y reprimen todo intento de respirar libertad en una Corporación de profesionales que siempre nos hemos tenido que fajar por la defensa de los derechos humanos de los demás, y vemos cómo los primeros a quienes se nos niegan es a nosotros mismos?

¡¡Váyase, Sr. Herrero!!

El Patio es la VICTIMA y la Junta de GobierNO, el VERDUGO, y eso a cuatro días de las Elecciones es muestra de una torpeza estratégica por su parte imperdonable. Y ante los medios, y sobre todo ante todo el censo colegial, con hechos tan luctuosos como los del otro día ellos han sido más tiranos que nunca y más autoritarios que nunca, y yo más corderito que nunca porque aparezco como una triste y desvalida damisela que intento hacer valer mis humildes derechos ante el avasallador de señor feudal que me quiere pasar por la piedra. ¡Cuán equivocados estaban! Los tiranos eligieron la vía expeditiva y brutal de llamar a la Policía para intentar amedrentar y “arrugar” a vuestro compañero en la legítima exigencia de respeto a sus derechos políticos como colegiado, derechos que son FUNDAMENTALES como ciudadano de un Estado de Derecho como es España. Resulta evidente que instrumentalizaron a las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado en beneficio propio, egoísta y excluyentemente, a fin de expulsar y quitarse de encima a un Letrado que les resulta incómodo en la política que está llevando el Colegio en los últimos tiempos. Y todo por ser los más fieles defensores de Mª-José Ramos y NO de los colegiados que sostienen sus fastos.

Han sido torpes de narices, porque al ver que yo no me amilané con sus amenazas y coacciones (no me conocen si por un instante pensaron que lo iban a conseguir), si me llegan a dar “algo” por escrito habrían sofocado el incendio; no tuvieron cintura alguna. Ni los más acérrimos “sergistas” pueden ver bien el acto de fuerza bruta e irracional que ejercieron contra un colegiado. Nadie. Es completamente antipopular servirse de la Policía para quitarse de encima al sector crítico del Colegio, a los opositores, y eso en el fondo no es más que un signo de la DEBILIDAD que sufren; todas las dictaduras acaban sangrando por ahí. Igual que es antipopular, como dije antes, utilizar las Circulares colegiales en beneficio particular de un DecaNO.

 

Ahora ya lo sabéis todos: si pedimos algo a esta Junta de GobierNO de forma oral (¡ya que somos compañeros!), nos dicen que lo hagamos por escrito.

Si lo pedimos por escrito, no nos contestan.

Y si insistimos en exigir una contestación por escrito a nuestra legítima petición de información, llaman a la Policía Nacional para que nos vayamos.

“¿Libertad? ¿Para qué?” No, no, amigos míos, la cita no es de Lenin cuando le entrevistaba un periodista norteamericano en plena Revolución Rusa. La frase la acaba de decir, con hechos como los relatados, Sergio Herrero Alvarez, quien se comporta como DICTATOR REX en el Ilustre Colegio de Abogados de Gijón.

Alea iacta est, Sergius. En el Juzgado nos veremos, y de la poltrona os echaremos. 

Anuncios