MISIÓN…..IMPOSIBLE

Misión imposible

David Niven

En aquella soleada mañana, el hombre dirigía sus pasos hacia el edificio de oscuros tonos grisáceos, ladeando su cabeza a izquierda y derecha para comprobar que ninguna mirada curiosa siguiese sus pasos. Abre la puerta de recio cristal, sube raudo las escaleras y, tras saludar al guardia de seguridad gira por el pasillo a la izquierda y se encamina hacia la doble puerta de madera que franquea el paso. Su mano derecha acaricia una recortada barba morena sobre la que despuntan algunos plateados mechones. A mitad del camino, se encuentra con un empleado de mensajería que distraídamente ordena varios paquetes.

-No es tiempo de reivindicaciones, sino de mantener prietas las filas. –Le espeta el personaje al mensajero.

-Cierto, máxime cuando en este invierno se alcanzan a otear las cumbres de las montañas nevadas. –responde el mensajero.

-Es el yugo que pesa sobre nosotros, que no hacemos más que servir de blanco a las flechas que nos disparan. En fin, quizá tenga algo para mí, porque estoy esperando un envío.

-En efecto. Aquí tiene. No hace falta firmar nada, todo está arreglado.

El mensajero le entrega un pequeño sobre blanco y nuestro personaje, tras superar un amplio ventanal de atención al público donde tres empleadas respetuoosamente le saludan, se dirige a una puerta de madera que franquea la entrada a un diminuto reducto, refugio del protagonista de esta historia. Tras penetrar en dicho cuarto, cierra la puerta con llave y enciende ansioso el ordenador mientras extrae de un cajón de su mesa unos auriculares que conecta presuroso al equipo informático para aislar el sonido. Abre cuidadosamente el sobre y extrae un DVD que introduce en el ordenador mientras se sienta en su cómoda silla de cuero con respaldo ergonómico. Colocando la pantalla de espaldas a la puerta y cerrando la persiana, nuestro personaje visualiza, sin que nadie pueda molestarle, el disco que ha recibido.

Buenos días, señor Smith. El hombre que usted ve en la pantalla es NDM, miembro y cabeza visible de una peligrosa organización subversiva denominada EPDMC. Aunque ésta es una organización legalmente reconocida y que actúa al amparo de la ley, los fines que persiguen pueden llegar acabar con la organización pública, pues aunque en principio solicitan la dignificación de los letrados del turno de oficio, en la práctica no persiguen otra cosa sino subvertir el orden constitucional y acabar con los recursos que en principio se destinan a otros fines sociales. Aunque se ha intentado por todos los medios abortar las actividades de dicha organización, las fuerzas convencionales han sido incapaces de detener su avance. Su misión, si decide aceptarla, consiste en desacreditar la labor de NDM y en poner fin las actividades de EPDMC, de manera que no suponga una amenaza para las autoridades. Tiene carta blanca para utilizar los medios que estime oportunos. Como siempre, si alguno de los miembros de su equipo es capturado o herido, la Consejería negará cualquier conocimiento del asunto. Este mensaje se autodestruirá en cinco segundos. Buena suerte Sig.

A los pocos segundos se escucha un suave chasquido y por el lector de discos DVD del equipo informático sale una leve columnita de humo blanco, y el señor Smith se dirige raudo y entusiasta a cumplir la misión que le ha sido asignada. Piensa que su infalible equipo, integrado por G.F., el mago del disfraz, y por M.E., experto en electrónica, sin duda culminará con éxito lo que a las autoridades se les antoja una ……..MISIÓN IMPOSIBLE.

Anuncios