SERGIUS DICTATOR ES VISTO POR ÚLTIMA VEZ EN EL FORO DE ROMA

Novio de la Muerte

El Protector de La Legión llevado a pulso de sus caballeros legionarios

 Aunque seguidamente, como muy bien apunta nuestra fiel amiga y compañera “Vendetta”, habremos de ponernos las pilas y retomar con más redoble todos nuestros esfuerzos y energías en posicionarnos para mejor afrontar las árduas jornadas que nos aguardan, no quiero que pase más tiempo para resumir brevemente lo acontecido el Sábado pasado en el curso de la Fiesta que “El Patio de mi Colegio” organizó en el Paddock Pub, de Gijón.

Mi reconocimiento y agradecimiento sinceros a TODOS los que hicieron posible, de una u otra forma, que este afable evento haya podido tener lugar y haya salido todo lo bien que ha salido, que me quedo corto porque no salió bien, salió PERFECTO. Y a todos los que, con su desinteresada presencia, contribuyeron a darle animación y ambiente a la Fiesta. Gracias a todos.

No nos preguntéis cómo “los diez” primero ponen en solfa a toda una Junta de GobierNO en su lucha por la Dignificación del Turno. Cómo luego, con la rastrera y maloliente oposición del DecaNO (porque da mal olor y resulta repugnante tratar de ponernos a parir delante de todos los DecaNOs de España y del propio Consejo General de la Abogacía Española). lograron traer a Gijón el Primer Congreso Nacional de Abogados del Turno de Oficio que se celebró nunca en España, al que acudieron más de 110 Letrados venidos de toda nuestra piel de toro. No nos preguntéis cómo esos mismos “diez” son capaces de arrastrar voluntades y lograr que se vaya implantando poco a poco la Confederación Española de Abogados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuíta también por toda España, con el mérito de iniciar su andadura gracias al esfuerzo y tesón compartidos de un ramillete de excelentes compañeros de otras regiones de España pero con la vocación clara y manifiesta de extenderse, como un virus letal que clama Justicia, por entre los compañeros de los 83 Colegios de Abogados que hay en nuestro país. Y no nos preguntéis, en fin, cómo ahora, en puertas de unas Elecciones clave para el futuro de nuestra profesión más que del Colegio en sí (pues me importa mucho más, pero mucho, el futuro de mi profesión que el de mi Colegio, entidad vieja, caduca y trasnochada que tiene los días contados, como todos los demás), esos mismos chicos del Patio se aprestan a organizar, y logran con patente éxito, una Fiesta Temática que ha desbordado nuestras previsiones más optimistas en asistencia y calidad de los asistentes así como de los detalles que hemos conseguido ofrecer para todos ellos: regalos varios, actuaciones artísticas estelares, un señor viaje a Egipto… Repito: no nos preguntéis cómo, pero yo sólo os digo una cosa, que todo es debido al “Efecto Patio”. ¿Que nos prohíben una Junta General? Pedimos dos. ¿Que el DecaNO se apropia del micrófono encima de la tarima? Nosotros salimos en los medios de comunicación. ¿Que nos prohíben reunirnos en la Biblioteca para hablar del Turno? Pues la hacemos en medio del pasillo y salimos al día siguiente en la prensa. ¿Que nos hurtan todos los derechos democráticos en una pantomima de Junta General? Organizamos un Congreso Nacional. ¿Que vas a preguntar sobre la respuesta a una solicitud por escrito de información sobre un asunto judicial del que el DecaNO no volvió a decir ni mú, y te llaman a la Policía? Tú vas y denuncias al DecaNO, al SuperAgente 86 y claro…, al inefable JASP. ¿Que se acercan las Elecciones? Pues montamos una Fiesta Temática para calentar motores y comenzar a hacer precampaña sobre el terreno. Es sencillo, es simple, es… ¡efecto-Patio!

De igual forma quiero hacer un especial hincapié en todas las chicas que fueron convenientemente ataviadas de romanas y de reminiscencias alegóricas distintas a nuestra Fiesta, porque TODAS, de la primera a la última, acudieron especialmente guapas y atractivas. Desde la Presi, pasando por sus amigas y parientes (¡buenos fichajes, vive Dios!: María, Adelaida, Tania, Elena, Patricia…), hasta nuestras sinpar compañeras del Patio que acudieron imbuídas de auténticas Mesalinas, Agripinas o Venus o sacerdotisas vestales, porque más bien les correspondía a todas ese papel; o a alguna compañera también que, como el humilde redactor de estas líneas, acudimos ataviados conforme al nick que tenemos registrado en nuestro Foro de la Asociación. También a las compañeras y amigas que, por diversos motivos, decidieron acudir “vestidas de persona” y no aparecieron con brazaletes dorados, diademas imperiales ni túnicas cándidas, pero que enriquecieron la quedada con su presencia. Y desde luego a todos los compañeros masculinos que, como nuestro entrañable “sheriff” del Patio, demostró que la Alianza de Civilizaciones es posible sin caer en el gilipollismo residente en Moncloa Palace: a nadie sino a John Wayne podía ocurrirsele aparecer en su papel y acompañado de su prometida caracterizada de una piel roja sioux, en plan hija del Gran Jefe Sitting Bull…, y los dos tan campantes. Si eso ocurre ciento treinta años atrás, hoy los niños norteamericanos no estudiarían como hito histórico de los nativos americanos su rutilante victoria en las verdes praderas de Montana en los términos de Little Big Horn sobre los “chaquetas azules”, ni un tal Custer habría pasado a la nómina de héroes “yankees” que regaron con su sangre la idea de un país como el que hoy todos conocemos. ¡Por todos los diablos, amigo, eso merece un trago en el saloon!

Los que somos y nos sentimos “merengues” pudimos a la vez disfrutar con la victoria (al final trabajada y sufrida, pero así sabe mejor) de nuestro Real Madrid sobre el eterno rival “colchonero”. ¡Tiembla, Barça, que estamos ahí!

Pero el plato fuerte, y que motiva el título de este simpático post, llegó, como siempre ocurre en estos casos, al final. En el curso de un fantástico espectáculo de magia con que nos deleitaron en medio de un ambiente afable, jovial y de excelente ánimo y camaradería entre todos nosotros, sentimos árnica en la boca en un primer momento viendo la figura de DICTATOR REX emerger de entre la Basílica Emilia y el Templo de Cástor y Póllux, en el Foro, para, segundos después, comprobar entre el recocijo de todos los presentes cómo Sergius Herrerus, DICTATOR Advocatarum Colegii Gijonensis, desaparecía materialmente entre las turbas enfervorecidas que, agolpadas desde un mirador aledaño a la Piazza Michelangelo, no cesaron de aplaudir y vitorear tan magno acontecimiento y siendo testigos directos de que “yo estaba allí” cuando el sátrapa de Sergius fue visto por última vez para siempre jamás. A estos efectos, cuentan las crónicas del historiador Flavius Iosefus que momentos antes de su definitiva desaparición pudo ver con sus propios ojos cómo DICTATOR era abatido simbólicamente entre una nube de disparos que emergieron de la multitud, sin que a estas horas los servicios informativos del Shim Bet y del Mossad (al fin y al cabo, el historiador en cuestión era judío) hayan podido identificar ni mucho menos detener al magnicida frustrado, que fue ayudado por la multitud a pasar desapercibido.

Bromas aparte, queridos amigos, ojalá haya sido el “sfumato” del DecaNO del otro día (por cierto, Arturo, en verdad eres Grande, como tu nombre artístico indica), al igual que esa técnica pictórica tan utilizada por el inigualable Leonardo entre otros muchos, acontecimiento premonitorio de lo que ocurrirá institucionalmente hablando a partir del 2-D, a la vuelta de la esquina. Esperemos que con el voto de todos vosotros, y de todos los que se sienten vivos, dignos, profesionales y honestos aun no militando en El Patio, logremos arrojar a los horrendos campos de la Gehenna a quien con su nefanda gestión, con sus actos, con sus afrentas, con su prepotencia, con su chulería, con su indolencia, con su vergonzante cainismo, con sus silencios cómplices, con sus “capotes” ruínes y rastreros echados a su amada Consejera y con muchas cosas desgraciadas más presentes en el imaginario de todos nosotros y en la memoria de muchos más, sólo ha hecho “méritos” para que le demos, dialécticamente hablando, una patada donde la espalda pierde su casto nombre y votando a gente del Patio botemos al DecaNO para conseguir al fin un Decano como Dios manda y los colegiados deseamos.

In-shah-Allah, que dicen los árabes.

Ave, Advocatii Gijonensis, moriturus te salutat; Sergius dixit.

Anuncios