Mi impresión personal y practica del Turno de Oficio

Llevo inscrita en el Turno de Oficio desde hace años y la verdad es que nunca había estado peor. Ya no sólo por el tema del pago, que todos conoceís de sobra sino también porque lo único en que se ha avanzado en todos estos años es única y exclusivamente en perjucios de los que lo prestamos. Desde el momento en el que se produjo la transferencia de las competencias en Justicia y con ello en el tema de la gestión del Turno de Oficio, los abogados que lo prestamos cobramos tarde y mal y además, hacemos una labor administrativa que no nos corresponde y que va en detrimento de la labor realmente de asistencia al justiciable que tenemos que prestar. Explicarme cómo podemos en una mañana de guardia en el juzgado, por ejemplo, asistir debidamente al imputado, explicándole todo lo que se está haciendo. Cómo al mismo tiempo tenemos que ayudarle literalmente a cubrir sus papeles de justicia gratuita más los nuestros para el colegio y, si además, están en calabazos, bajar a entrevistarnos con ellos.

Os podeís imaginar el follón y, sabeís de qué estoy hablando, si son varios los que necesitan asistencia. Esa mañana, al terminar la guardia terminas de los nervios, discutiendo normalmente con alguien y teniendo que tomarte un gelocatil o un lexatin.

Si encima de todo, te pagan como te pagan, lo que piensas es que encima de cornudo apaleado. De todos modos, la gente debería saber lo que se cobra por cada procedimiento y el retraso escandaloso con que se cobra y que somos los abogados inscritos en el Turno de Oficio los que estamos sosteniendo dicho beneficio.

Cristina Fernández

Anuncios