¿FISCALES CORRUPTOS? ¿PODER JUDICIAL CORRUPTO?

Estos últimos días, primeros de este año 2.013 regalado a la Humanidad tras el fracaso de la Profecía Maya, día sí y día también nos afligimos con el parte de bajas relativo a distintas huelgas que en estos momentos se vienen desarrollando a lo largo y ancho de nuestro país. No me voy a referir a la interesada y sectaria huelga de Médicos en Madrid (¿por qué no aplican, Sres. Doctores, el mismo “fármaco” en Andalucía que en Madrid, cuando el diagnóstico del paciente es idéntico en un sitio que en el otro?), que además nos ha venido obsequiando con manifestaciones ridículas de los profesionales del sector con distintos cuadros de coreografía más propios de un musical de tercera del West End londinense o de teatro de barrio alejado de Broadway en NYC que de un colectivo que de veras estuviese cabreado por algo que les afecte profesionalmente y por eso se manifestase; porque esa es otra: si yo mañana me manifiesto por un problema que aqueja a mi profesión (y tengo muchos) no se me ocurre ir vestido de Carnaval o montar cancioncitas y pasos de baile que de cara a la Administración que presuntamente me toca otro apéndice masculino que no son las narices lo que hace es debilitar mi posición reivindicativa y me deja como un grupo de clowns ociosos y más o menos graciosos al servicio de una ideología concreta y no al servicio –como debería- de unos exclusivos intereses profesionales. Ya digo: no me interesa, a priori, la huelga de médicos.

Pero sí me interesan otras…

Ad exemplum, que decimos los juristas con nuestro latín de medio pelo: hoy mismo, en el Telediario, a la hora de comer, nos informan que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón parece ser que dictó un Auto a tenor del cual legitima y consiente una huelga “indefinida” de monitores de comedor en los colegios aragoneses que está dejando sin comer a los niños de aquel Reino de Taifas; consiente el TSJ maño, a lo que se ve, dicha huelga, y lo que es más grave y más sorprendente: que la consiente aun sin contemplar los servicios mínimos que entendemos en todo caso deberían ser respetados. Al menos eso fue lo que nos anunció un medio de comunicación televisivo hoy al filo de las dos de la tarde. Inaudito.

Otra por el mismo precio: en Andalucía (otra Taifa de la misma casa de citas que parece que es hoy España o que La Casta quiere convertir a España, porque ésto hace ya tiempo que ha dejado de ser un país occidental serio y civilizado), hay huelga también en los comedores de los colegios andaluces, con lo cual los niños de esa Taifa, como en la de Aragón, o no comen, o comen un triste bocata que en casa puedan haberles preparado por la mañana para la hora del almuerzo, o sus papis tienen que buscarse la vida si es que no tienen la desgracia de pertenecer al colectivo de seis millones de parados que tiene ya este país otrora llamado España…, y pedir permiso en el trabajo para ir a buscar a sus peques y llevarles el control de avituallamiento, como a los ciclistas en la Vuelta, o simplemente llevarlos a casa a que se alimenten y no les pase como a los pobres niños de Biafra. No tengo constancia de que el Sr. Chamizo, don José, el Padre José dada su condición de sacerdote, y a la par también Defensor del Pueblo andaluz (que suena muy bien, irá parejo a un buen salario, pero que no da un palo al agua…) haya tenido ni cinco minutos de su tiempo ni tampoco la voluntad de poner coto a este desaguisado con menores de por medio; debe ser que encerrarse en La Giralda con los ¿trabajadores? de Roca le ha quitado tiempo y energía para embarcarse en más aventuras, ahora sí, defendiendo a quienes más lo necesitan y son bienes jurídicos más dignos de protección: los niños. Al menos, sí nos hemos enterado de su apoyo (encierro incluído en una Catedral, Señor, que tiene bemoles la cosa hablando de un cura) a los trabajadores de Sanitarios Roca, pero nadie nos ha dicho que haya hecho lo propio con respecto a NIÑOS de su misma Taifa por el problema que denunciamos. Por no decir improperios lo resumiré en una sola palabra: lamentable, Padre, lamentable.

Como diría Bugs Bunny, el Conejo de la Suerte: “no se vayan todavía; aún hay más”.

Y hay más porque en el Hospital de Alicante llevan semanas con otra huelga, en este caso de los servicios de limpieza. Las imágenes con que nos han abrumado estos días los medios de comunicación revelan un estado calamitoso en salubridad e higiene (ya no hablo de la estética) en dicho centro hospitalario, y ni un Hospital de Bagdad después de los bombardeos “democráticos” del recientemente desaparecido General Schwarzkopf con su Operación Tormenta del Desierto (apellidándose Cabeza Negra, como los nombres de los indios, qué cabía esperar de un individuo de esa calaña…), ni siquiera ahí, decimos, mantuvo nunca un hospital ante una cámara de televisión un estado tan lamentable e intolerable desde cualquier punto de vista. Ver cómo un enfermo hospitalizado allí nos cuenta sus penurias al respecto, nos dicen sus familiares que tienen que organizar brigadas de limpieza entre todos ellos para paliar como pueden lo que les inunda…, y aun así vemos lo que vemos en la tele, debería provocar no sonrojos, ni dimisiones, ni nada de eso, no; debería provocar que “alguien” acabara hoy mismo con sus huesos en la cárcel: eso sí, con la colchoneta llena de chinches y cucarachas tropicales, y media docena de pirañas en el vaso de agua que le dejen para beber. Por lo menos. Pero tampoco pasa nada…, a no ser que quien acude allí con un problema de salud, luego salga con el mismo problema y con otro más: la infección que pilló por causa de esa montaña de m… (no nos gusta decir palabrotas, pero se nos entiende, ¿verdad?) en los días que haya estado allí hospitalizado. O quizás no salga a poco que se le tuerzan al pobre las cosas…, que también podría pasar.

Supuesto similar en Granada: hace 3 días, 3, que los trabajadores de la recogida de basuras han dicho que trabaje su padre, que ellos no trabajan hasta que el Ayuntamiento se comprometa a no reducirles su salario en el 5 % de marras que se hace a todos los funcionarios. Total, que en 3 días, 3, que no han recogido los contenedores, hay en Granada una basura acumulada de 400 Tm de basura, 400. Y subiendo. Y menos mal que estamos en Enero, que ésto ocurre en pleno verano, con 40º, y me río yo de los bajos fondos de Nueva Delhi o de la Ciudad de los Muertos en El Cairo.

Y la última, ésta además de corte político: Caso Pallerols; para quien no esté al tanto: financiación irregular de Convergencia Democrática de Cataluña, vamos, la mitad de CiU. Resulta que se llevan crudo millones de euros para su partido (quién sabe si también para algún bolsillo particular de algún partidario particular), lo niegan durante quince años, pero ahora acaban negociando una conformidad con la Fiscalía para obtener una sentencia condenatoria mínima rebajando sustancialmente las penas privativas de libertad que se pedían contra los principales encartados, empresarios y cabecillas del partido separatista liderado por José-Antonio Durán y Lérida (otros dicen Durán i Lleida, pero a mí me gusta más hablar siempre en la lengua inmortal de Cervantes), ese dirigente que suele presumir públicamente de su condición de católico pero que, visto lo visto, o Dios cambió los Mandamientos y yo no me enteré, o a ese tío le enseñaron un Catecismo distinto al que aprendí yo de pequeñín. Total, que el Ministerio Fiscal traga con el pasteleo, NADIE va a ir a la cárcel, devuelven la pírrica cantidad de 300.000 lereles, y encima nos dirán que se ha hecho Justicia.

Corolario: ¿Dónde está la Fiscalía cuando en Aragón se consiente y aun se legitima por medio de una resolución judicial una huelga sin servicios mínimos que afecta derechos fundamentales de menores (niños que dejan de disfrutar de su servicio de comedor en los colegios de aquel Reino de Taifas)? ¿Ficha, cobra el sueldo, vive del cuento, silba y mira para otro lado mientras los niños aragoneses hacen dieta en la cuesta de Enero para bajar los excesos del turrón navideño?

¿Y dónde está la Fiscalía cuando en Andalucía se consiente lo mismo, otra huelga salvaje sobre un sector delicadísimo como es otra vez la Educación pública de que tanto hablan algunos sectarios y fastidia a esos mismos niños de los colegios en este caso andaluces, donde los menores no podrán comer estos días porque las despensas están vacías y los colegios no les pueden facilitar la alimentación concertada? ¿No debe también actuar de oficio ningún Juez –y no sólo el Fiscal- que pueda tener conocimiento de los hechos por sí mismo; o también en eso me engañaron cuando estudié en la Facultad?

¿Dónde está el derecho fundamental a la salud por impedir los huelguistas que unos niños puedan comer, Sres. de la Fiscalía y de la Judicatura?

¿Y qué me decís de la “beligerante” actitud –permitidme la ironía- de la Fiscalía (no sabe, no contesta) respecto de la manifiesta insalubridad del Hospital de Alicante por causa de la huelga de limpieza?; circunstancia que en condiciones normales y en un país igualmente normal que sea un país de verdad y no lo que es hoy España abocaría a su cierre inmediato por falta de condiciones de higiene para estar de servicio. Que mal está que ocurran escenas tan poco edificantes como esas en un Aeropuerto como hemos visto tantas veces, como a veces ocurre (sobre todo en Semana Santa, verano y Navidades; será casualidad estacional), pero en un Hospital, donde hay gente que puede MORIRSE si le afecta una infección provocada por esa montaña de m… que tiene por doquier… Clama al Cielo.

¿O a qué se dedica en Granada la Fiscalía, que consiente que 400 Tm de basura, 400, y subiendo…, estén campando por sus respetos en las calles de la ciudad de la Alhambra sólo porque unos señores consideran que a ellos, precisamente a ellos, no se les puede recortar su salario en un 5 %?

¿El derecho fundamental a la salud y a la vida, Sres. de la Fiscalía y de la Judicatura, dónde lo guardamos: en un frasquito de formol?

¿O cómo puede ser que la Fiscalía consienta que presuntamente se hayan desviado millones de euros para UDC en Cataluña y que con 388.000 euros según unas fuentes ya quede todo atado y bien atado para que nadie pise un centro penitenciario ni de visita y para que el “católico” de Durán y Lérida no tenga que pasar a declarar ante un Juez?

Y dirá el lector de este post, y todo esto, ¿qué tiene que ver con los Abogados y con el Turno de Oficio?

Pues mucho, mis queridos amigos.

Porque recuerdan los anales de la Historia, que son muy suyos, que cuando a finales del año 2.008 el Ilustre Colegio de Abogados de Gijón adoptó una serie de acuerdos que tendían indefectiblemente a la huelga de los Abogados del Turno de Oficio de la Villa de Jovellanos por causa del intolerable e injustificable estado del Turno de Oficio en Asturias y el desprecio endémico y sistemático que sufrimos a manos de la Administración, al Fiscal le faltaron pies y zapatos para lanzarse a la yugular de la Abogacía gijonesa e impugnar aquellos acuerdos colegiales, previa excitación de la analfabeta funcional que regía por aquel tiempo la Consejería de Justicia regional y tuvo los… ovarios… de llamarnos “peseteros” en los medios a los Abogados que estábamos en pie de guerra contra la injusticia que padecemos en materia de Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuíta.

Porque hubo un Juez de lo Contencioso al que no le tembló el pulso para suspender cautelarmente aquellos acuerdos para evitar que la huelga efectiva de nuestro colectivo durase más que lo que se tarda uno en tomarse un café.

Porque posteriormente se nos dijo por aquel mismo Juez en sentencia que los Abogados no podíamos paralizar el servicio del Turno de Oficio y, particularmente, las Guardias a los Detenidos hablándonos no sé qué rollos de “derechos fundamentales del justiciable” y demás palabras vácuas y retórica política –que no jurídicamente- correcta.

Porque posteriormente, y a pesar de nuestro recurso al Tribunal Superior de Justicia del Principado de Asturias (ese órgano del mismo rango jurisdiccional que el TSJ aragonés que ahora mediante Auto declara legal una huelga sin servicios mínimos que deja sin comer a los niños en Aragón), el TSJ asturiano nos volvió a dar matarile a la Abogacía gijonesa y volvió a ratificar que somos y debemos seguir siendo “los siervos de la gleba del siglo XXI”, y que si cobramos una porquería tarde, mal y nunca, pues ajo y agua; ah, y con condena en costas, no os lo perdáis.

Porque en el II Congreso Nacional de los Abogados del Turno de Oficio (II CAT´11) celebrado en Córdoba en Julio del 2.011 y organizado por la CEAT, un magistrado de la Audiencia Nacional, a preguntas del humilde redactor de estas líneas, después de apuntar que él particularmente estaba a favor de establecer Tasas para litigar…, no se cortó un pelín a la hora de decir también que los Abogados NO podíamos ponernos en huelga y no nos ampara el art. 28 de la Constitución (tesis mantenida ya por un magistrado ovetense en el seno del I CAT´09 de Gijón), y que si llegábamos a paralizar con un plante radical las Asistencias a Detenidos, pues nos veríamos abocados a poder ser procesados por cometer un delito (sic).

Claro, uno lee la primera parte de este artículo, la de las huelguitas de marras y sus no-consecuencias, y luego lee la segunda parte, o sea, la vara de medir que se viene aplicando a los Abogados, y una de dos: o a aquéllos se les está aplicando de manera muy laxa (yo diría que con cachondeo) la legislación vigente, o a nosotros nos están haciendo un estropicio y un escarnio con las mismas leyes. Pero equidad y justicia yo no la veo por ninguna parte, porque digo yo que hasta en los derechos fundamentales hay clases, y antes que derecho a un Abogado cuando estamos detenidos digo yo que tendremos derecho, todos, a la vida y a la salud, como bien o derecho fundamental primigenio del cual derivarán todos los demás, y cuando a unos niños de 5 años se les deja sin comer, o a un paciente de un Hospital se le hace dormir entre MIERDA…, y ya hay que decirlo con todas las letras para que se nos entienda sin titubeos, y no pasa nada y se consiente todo, entiendo que se está afectando a derechos fundamentales de mucha mayor enjundia que los que esa misma Fiscalía y Judicatura, que permanecen ausentes cuando se trata de reprimir las huelgas de marras, no hacen lo propio y cada vez que los Abogados osamos levantar un pelín la cabeza para decir algo, ¡zás!, nos la cortan como el Cid haría con su Tizona hace mil años.

De ahí el título de este post: ¿tenemos unos Fiscales corruptos, que prevarican por sistema porque el Sistema es putrefacto ya como “siniestro total” y muerden cual perro rabioso sólo a quienes ellos quieren y cuando ellos quieren (y no atendiendo a criterios de legalidad), permitiendo luego acciones y actitudes mucho más graves sin que ni uno solo de ellos mueva un dedo para personarse como Acusación Pública en un proceso penal o para impugnar por vía contenciosa una huelga y parar la barbarie, o para actuar de oficio, COMO ORDENA LA LEY, ante el conocimiento que ellos mismos personalmente puedan tener de hechos que puedan ser, cuando menos, antijurídicos? Todo esto sirve igualmente para los Jueces: ¿a dónde miran en esas ocasiones? ¿Sólo interesa dar “caña” a sus “compañeros” los Abogados, sólo con nosotros se hacen los valientes y los justicieros y nos descabezan todas nuestras más audaces movilizaciones y medidas de fuerza en aras a mantener vigente el chiringuito en que se ha convertido nuestra querida España? ¿Dónde está el Defensor del Pueblo de Andalucía que consiente que sus niños no coman por una huelga, o que Granada se hunda en 400 toneladas de MIERDA con todos sus ciudadanos, cuando él da pábulo a la oKupación nada menos que de la Catedral Metropolitana de Sevilla por parte de unos señores que trabajaban en una empresa privada y ahora, al parecer, van a dejar de hacerlo? ¿Dónde está el Defensor del Pueblo valenciano que consiente el foco de infección tercermundista e intolerable que es a día de hoy el Hospital de Alicante? ¿O en Aragón? ¿Qué hacen los Sres. Griñán o Fabra, o la Sra. Rudí, para que en sus respectivas Taifas no pasen estas cosas o dejen de suceder y se exija responsabilidades a sus autores? ¿O a qué se dedica la Sra. Becerril, Dª Soledad, que tampoco da un palo al agua ni en ésto, ni en lo de las Tasas, ni en nada?

Son muchos los interrogantes planteados, todos pertinentes, y todos sin respuesta. En tanto en cuanto ésta no se produzca, y sea satisfactoria, a nadie extrañe que cada día más la ciudadanía,  también los Abogados como parte de la misma, piensen o pensemos si de veras la Fiscalía y el Poder Judicial en su conjunto huelen a putrefacción, a descomposición orgánica, y en este caso no por causa de huelga alguna de empleados de limpieza, sino por el hedor que desprende la corrupción de un Estado que se nos viene abajo de día en día.

Anuncios