SERGIO, ¿QUÉ HAY DE LO NUESTRO?

Hace tan solo unos días nos desayunamos con una de las últimas machadas ideadas por el Megalómano; digo una de las últimas porque seguro no será la última a menos que desaparezca de una santa vez del organigrama y nómina del Ministerio de Justicia, y para los no iniciados, el Megalómano es, no puede ser otro, que el fogoso amante de los proyectos faraónicos del Ayuntamiento de Madrid (y por el cual las generaciones futuras no taparán los pufos en 20 ó 30 años) y que ahora cambió la mesa y despacho de Alcalde de Madrid por los de Ministro de Justicia. Por fin su obscena, indisimulada y enfermiza avaricia de escalar y medrar en el poder se vió colmada con su nombramiento para sentarse en el banco azul. Yo le sentaba mejor en la silla eléctrica…, que no sé si le sería más cómoda, pero nos evitaría muchos disgustos a todos, ¿no os parece?

Bien, chismorreos aparte, el caso es que tras esa machada gallardonil, los dinosaurios colegiales saltaron todos a una, como Fuenteovejuna, a defender el Pan, la Patria y la Justicia… de ellos, claro está; que la de sus colegiados se la trae floja, que dice el castizo.

Y en nuestra Taifa correspondiente, vimos con una mezcla de estupor, cachondeo, furia y recochineo contenidos la reacción de nuestro dinosaurio local, el Tiranosaurius Rex que todos conocemos, sufrimos y soportamos porque algo habrá que sufrir en esta vida, digo yo, y flagelarse incluso, para ganarse el Cielo para la otra; o como creen los budistas, para alcanzar el nirvana.

Es por ello que DICTATOR, haciendo honor a su sobrenombre, dictó la Circular en la que muestra toda su ira, su contrariedad y por descontado su pánico ante la posibilidad cierta de que peligre su poltrona y no acabe su mandato porque La Corte de la antigua Noega o Gigia se traslade a Vetusta, que al fin y al cabo para eso fue sede de la ídem en tiempos de la Reconquista tras desplazarse de Cangas de Onís -al producirse la gloriosa victoria cristiana en el Monte Auseva de Covadonga- y posteriormente de Pravia. Hice ya algún somero comentario en este Blog al respecto de lo que me sugiere la más que cantada volatilización (¡ay, qué penita me da!), razón por la que no abundo en lo que sentí emocionalmente en aquel momento; consultad posts y comentarios anteriores en este mismo Blog y lo veréis perfectamente.

El problema radica en que enoja profundamente al personal ver cómo cuando le caen a él los chuzos de punta el tío se vuelve Caballero Legionario de Primera Clase, con pelo en pecho, y se come a los niños crudos si hace falta por defenderse ÉL, pero cuando nos caen a los demás, o sea, al 99´99 % de los colegiados de este todavía existente, jeje, Ilustre Colegio de Abogados, aquel feroz guerrero se convierte en un lindo gatito como el de los dibujos animados del gato Silvestre y Piolín.

Y en la más tradicional doctrina “mourinhista”, nosotros nos preguntamos: ¿por qué? ¿por qué este Dr. Jekyll & Mr. Hyde? ¿por qué es tan fiero y furioso defensor DE LO SUYO y tan suavón, ténue, inútil, blandengue y pasota cuando toca defender LO NUESTRO???

De ahí el título de este post: Sergio, ¿qué hay de LO NUESTRO???

Porque lo nuestro es:

  • Que pelees a brazo partido y a pecho descubierto, caiga quien caiga, por la defensa de los intereses profesionales de quienes te pagamos el sillón colegial en donde hundes, mullido, tu trasero.
  • Oponerte sin reservas a todo ataque, menosprecio, afrenta, amenaza o peligro que se cierna tanto sobre la profesión en general en lo que a nosotros pueda afectar, como sobre cualquier compañero en particular ya sea en términos generales por la legalidad vigente o que esté por venir, ya sea en casos concretos que afecten a cualquier colegiado y frente al legislador, a los Jueces, a los Fiscales y hasta a los funcionarios, que también en cualquier momento se nos ponen chulitos y te ves más solo y desvalido que una tierna damisela en medio de la selva.
  • Que seas mucho menos condescendiente con el poder político establecido (menos fotos con risitas y abrazos, menos vinos de honor…, y más sangre en el ojo) a la hora de defender sin ambages nuestra profesión y a nuestros profesionales.
  • Que facilites el camino a los compañeros y a las Asociaciones de compañeros que con ánimo tan fraterno como estéril tratan de sumar a nuestro todavía existente Colegio de Abogados en una lucha sin cuartel para mejorar las condiciones de los Abogados que prestamos el Turno de Oficio. Rousseau dijo una estupidez cuando dijo aquello de la “soberanía cada cuatro años”; tú NO puedes gobernar el Colegio durante 5 años pasando olímpicamente del sentir de tu cuerpo electoral sólo por el hecho, coyuntural, de haber ganado unas Elecciones y cuando hay gente que quiere sumar y quiere hacer propuestas constructivas y tú les estás negando el pan y la sal por tus malditos personalismos tan baratos como barriobajeros.
  • Que democratices el Colegio y que ser Profesor de la Escuela de Práctica Jurídica no sea ghetto de amigotes, dinastías, recomendados y amistades casuales en pubs de moda a las tantas de la madrugada.
  • Que el Servicio de Orientación Jurídica no sea tampoco ghetto de DOS ELEGIDAS por los dioses…, digo por tí, que ni siquiera eres hijo de un dios menor, parafraseando el título de una película de Hollywood, y democratices también ese Servicio como se hace en otros Colegios de Abogados en donde llega a ser un Turno al que se adscriben voluntariamente aquellos compañeros que lo deseen, al igual que se hace ahora, por ejemplo, con el servicio de intermediación y asesoramiento hipotecario, abierto a todos y rotativo periódicamente.
  • Que de tarde en tarde salgas en alguna foto en los medios pegándote de bofetadas con la Administración, virtualmente hablando, por decirla que el Turno se paga tarde, mal y casi nunca. Y que NO se puede seguir tolerando por más tiempo remuneraciones medievales en pleno siglo XXI para que caiga sobre nosotros la responsabilidad de que siga en pie el servicio público del art. 119 de la Constitución.
  • Que cuando el Colegio adopta en Junta General unos acuerdos poniendo patas arriba el status quo que nos oprime, y nos plantamos sin prestar el Turno y las Asistencias, no nos boicotees desde dentro llamando a amiguetes para que se dén de alta en las listas AUN FUERA DEL PLAZO LEGALMENTE ASUMIDO PARA ELLO, como fue el caso y sabes tú perfectamente…
  • Que actúes con la misma eficacia, rapidez, rabia, contundencia y eficiencia para combatir todas las reformas procesales (la primera fueron los juicios monitorios con la LEC del año 2.000; la última, las Tasas; pero claro, tú eres penalista y no debes tener idea de lo que suponen esas iniciativas en otras áreas del Derecho…) que día sí y día también están quitando cuota de mercado a los Abogados y, por tanto, condenándonos a la ruína.

Por darte tan solo unos simples retazos de por dónde pueden ir los tiros, majete…

Pero ojo al dato, aviso para navegantes: cuidadín ahora no suframos un ataque desaforado por parte de La Casta gerontocrática mental que detenta el poder en el seno del Colegio y acaso os inviten en próximas fechas, cándidos de vosotros, a ser fuerza de choque gratuíta para salir a las barricadas a defender la pervivencia del Colegio de Gijón ante su más que presumible desintegración y fusión en el de la capi si al final el Megalómano logra que se apruebe lo que quiere aprobar en el Parlamento. Porque la propaganda oficial dirá que debemos salir a defender “lo que es nuestro”, “una institución que otorga a los colegiados gijoneses su independencia de Oviedo”, “el último baluarte del servicio cercano y eficiente al justiciable”, que la idiosincrasia de Oviedo nada tiene que ver con la gijonesa y ello hace “imprescindible” la coexistencia en Asturias de los dos Colegios netamente diferenciados… Cuidadín, chicos. Porque son tan arteros y tan ladinos éstos que nos controlan hasta en las horas de ir a hacer pipí: y sostengo ésto porque no hay más que recordar la CACICADA que implantó el Tirano en cuanto las movilizaciones para dignificar el Turno de Oficio en Gijón dejaron de ser flor de un día, al objeto de controlar las delegaciones de voto en las Juntas Generales, con antelación y encima ante el JASP, para saber con antelación cuántos “disidentes” o “rebeldes” vamos a acudir y a cuántos “estómagos agradecidos” tiene que darles el telefonazo de rigor para que acudan prestos a ayudar al Gran Jefe. Y ahora la pérdida de sus prebendas querrán disfrazarla de desastre para los profesionales gijoneses cuando realmente a nosotros ni fú ni fá y pertenecer a Oviedo o a Gijón será tanto monta, monta tanto para lo que a nuestros intereses profesionales se refiere. Si ahora extirpan unos cuantos tumores de los 83 que existen actualmente será algo bienvenido, aunque no es la solución del problema porque si abogamos por su desaparición es sólo y exclusívamente en tanto en cuanto y como reacción lógica de desapego y desafección ante quienes no sirven para nuestra defensa y porque –entiéndasenos bien- actualmente los Colegios han renunciado de facto y casi de iure a defender a quienes los sostienen, o sea, a los Abogados; y como no hacen lo que deberían hacer, pues una de dos: o se reforma a fondo su estructura y funcionamiento (cuyo primer paso sería el paulatino acceso de compañeros con sentido sindico-profesional a las Juntas de Gobierno, y las reformas de Estatutos colegiales y del Consejo General en profundidad), o su radical eliminación por completo.

Detesto personal, ideológica y funcionalmente al tipo que detenta en la actualidad el cargo de Ministro de Justicia de España, pero reconozco que medidas como la que pretende ahora el Megalómano cargándose gran parte de los Colegios profesionales y, con ellos, a tanta panda de vividores e inútiles que tenemos en España y que sólo viven del medraje y el compadreo no puedo por menos que aplaudirla, alentarla y brindar con cava (mejor extremeño o valenciano que catalán) para que de una vez por todas se le corte el grifo a tantos estómagos agradecidos y, parafraseando a aquel célebre periodista de las ondas deportivo, a tanto meapilas, correveidiles, emperadores del comer y catedráticos del beber, chupópteros, tribuletes de pesebre, soplagaitas y abrazafarolas que pulula por doquier en nuestra amada piel de toro.

Anuncios