De nuevo las tasas

Ayer nos anunciaron que, posiblemente, se procedería a una revisión de la Ley de Tasas (no confundir con la Ley de Texas, que es algo mucho más serio y querido para mí, por razones obvias). Ello revela la incompetencia y falta de seriedad de la casta dirigente que padecemos. Se elabora una normatica chapucera, sin más finalidad que la meramente recaudatoria y que supone un abuso contra los Letrados y los justificables al limitar el acceso a la Justicia que pomposamente proclama la Constitución (o Carta Magna, como dicen los cursis). Se aprueba aquella tan de prisa y corriendo que se olvidan de aprobar a su vez el impreso correspondiente para el pago, lo cual a retrasar su entrada efectiva en vigor. Posteriormente, se aprueba aquel y se publica en el BOE un sábado (con nocturnidad y alevosía) para que la norma entre en vigor el lunes siguiente. Pues después de todo, ahora nos digan que (dos meses después) se va a reconsiderar la normativa, no sabemos en qué sentido.

En España, no es infrecuente que los políticos digan (por ejemplo, cada vez que se comete un crimen repugnante por obra de algún desalmado que no debería andar suelto por ahí) que no se deben acometer reformar legales precipitadas ya que no se debe “legislar en caliente”. En realidad esto no es así, porque si hay una normativa erronea que cuesta vidas a la gente, debe reformarse aquella por la vía rápida. Pero tal argumentación falaz es una mera excusa para no hacer nada. Al final, pasan los meses, e incluso los años, y las cosas siguen igual. Por el contrario, cuando se trata de la voracidad recaudatoria del Estado, entonces sí que se puede legislar en caliente y hasta hirviendo si hace falta.

Esto no es propio de una nación seria. Es más propio de una república bananera, con uns casta de políticos que no saben donde tienen la mano derecha. Este Gallardón, además de perverso, es un tipo prepotente (muy adecuado para ocupar el cargo de JASP) y a pesar de todo, incompetente. Debería ser cesado de manera fulminante por razones de dignidad y decoro.

Hace poco escuche en televisión uan idea con la que me muestro totalmente de acuerdo: Es paradójico que, para acceder a una plaza de barrendero, tengas que aprobar un examen, mientras que para ser alcalde o ministro vale cualquier cantamañanas.

Spain is different!!!

Anuncios