HUELGA DE JUECES, LEY DEL EMBUDO: LO ANCHO PA´TI, LO ESTRECHO PA´MÍ. JUECES Y PARTE.

Ayer tuvo lugar una jornada de la vergüenza v. 2.0 sin que al parecer nadie se haya alarmado o rasgado las vestiduras. Los Jueces y los Fiscales de toda España se pusieron en huelga y aquí parece que eso sea tan normal –pese a lo extraordinario que es sin duda alguna- como cuando se ponen en huelga los barrenderos de Granada, los del sector naval de Gijón o los controladores aéreos cuando vuelven a casa por Navidad, como el turrón El Almendro.

Pero resulta que para nada es esto una cuestión menor ni irrelevante en esta casa de tócame Roque en que se ha convertido España desde hace ya más tiempo del deseable.

Y lo digo porque según nos contaron los medios audiovisuales (mi atención al Telediario a la hora de comer se vió reforzada por la noticia de marras) y lo que publican los medios en papel o en sus ediciones digitales, lo ocurrido dista mucho de ser “normal” y yo diría más: dista mucho de ser “admisible”.

Los que estuvisteis en el I CAT´09 de Gijón, aquel I Congreso Nacional de Abogados del Turno de Oficio que se celebraba por primera vez en España y creo que en el mundo y que organizamos un ramillete de ilusionados compañeros vuestros que tuvimos el inmenso honor de ser el germen de lo que hoy es El Patio de mi Colegio, recordaréis cómo en la Ponencia que desarrollaron los Jueces en una de las intervenciones se nos dijo por un Magistrado del foro capitalino que los Abogados (del Turno de Oficio) no tenemos derecho de huelga del art. 28 de la Constitución porque no somos “trabajadores” (sic). Nuestro estupor fue mayúsculo, pero tomamos buena nota y a partir de ese momento comprobamos que era imposible con este Poder Judicial demostradamente corrupto tantas veces y totalmente politizado y dócil con la partitocracia instaurada en este país otrora llamado España que los compañeros gijoneses que aquel mismo año, Enero y Febrero´09, habíamos mantenido un pulso con la Administración regional y –desafortunadamente- también con nuestro no-Ilustre Sr. DecaNO dado que éste incumplió groseramente los acuerdos adoptados válidamente en Junta General y se posicionó del lado de la por entonces Consejera analfabeta de Justicia que tuvo los ovarios de llamar “peseteros” (sic) a todo nuestro colectivo en los medios, digo, esa batalla judicial estaba condenada irremediablemente a la derrota más cruel pero a la vez más honrosa. Tan es así que al tiempo sufrimos las consecuencias de un fallo desestimatorio de nuestras tesis por mor del Juez, único y omnímodo, de lo Contencioso de Gijón…, que fue refrendado posteriormente por el TSJ. Repito: no me extraña siendo testigos de excepción de la “aberratio iuris” que el Sr. Magistrado en cuestión nos lanzó aquella tarde del mes de Junio del 2.009 a los asistentes al Congreso CAT´09. Y como decimos en nuestros escritos forenses, en expresión harto humillante para la Abogacía y expresiva de la pleitesía medieval y el miedo reverencial que al parecer seguimos debiendo mostrar siempre a quienes nos hacen la puñeta con sus togas…, digo a quienes llevan las puñetas en sus togas…, tanto monta, monta tanto, “dicho sea ello con el máximo respeto y siempre en términos de justa defensa”.

Pues el caso es que hay quienes sostenemos, dentro de la profesión, que por supuesto que el Abogado, de Oficio y de Beneficio, SÍ tiene, SÍ tenemos, derecho a ponernos en huelga como medida de presión en aras a la justa reivindicación de nuestras pretensiones profesionales. Al efecto en la Confederación manejamos un documento de trabajo elaborado por compañeros confederados de Almería que viene a argumentar con notable brillantez que SÍ podemos exigir el reconocimiento a ese derecho tan elemental a quien efectívamente “trabaja” como es un Abogado. ¿O nos van a aplicar la Ley de Vagos y Maleantes después de 70 años?

Aquí no se trata de ponernos en huelga por la Guerra de Irak (como torticeramente se le consiente hacer a los sindicaleros subvencionados al uso), ni de ponernos en “huelga revolucionaria” rompiendo cosas como sucede en ocasiones en esa españolísima región que son las Vascongadas cuando la Policía detiene a más asesinos terroristas de los que la caterva mafiosa de ETA y sus secuaces considera que es asumible para ellos en un momento dado; ni tampoco de “huelgas salvajes” como denunciábamos hace poco en este mismo Blog que vulneran media Constitución y por toda acción reivindicativa se dedican a destrozar y quemar el mobiliario urbano y también agredir el patrimonio privado de terceras personas cometiendo flagrantes delitos de daños, entre otras lindezas… Aquí sólo queremos defender nuestros intereses profesionales y hacer la política de la “Consejería Mouse” o del “Ministerio Mouse”, es decir: hacer como hacemos todos con el ratón de nuestros ordenadores para que funcione: presionar y arrastrar a la Consejería y/o al Ministerio para conseguir que se muevan en la dirección que demandan nuestros objetivos e intereses profesionales.

Pero están empeñados en que no sea así, en que no pueda ser así.

Empezando por el ínclito Carnicer, don Carlos, al que me referiré ex professo en breve en otro hilo de este Blog porque lo que dijo hace pocas fechas en una publicación profesional debería ponerle de patitas en la calle antes de que volviera a salir el sol. Pero ya digo que eso lo dejo para otro momento; entretanto, sigan atentos a sus pantallas.

A lo que me refiero ahora es que la Policía puede hacer huelga: esta misma semana los “mozos de cuadra” en Cataluña (permítaseme la licencia con franco “animus iocandi”, pero yo sólo españolizo algo que en catalán no entiendo, ni tengo por qué, ni me interesa siquiera) ha salido en manifestación pidiendo no sé qué y nadie dice nada. Otras veces son los del SUP, los Guardias Civiles con tricornio o el sumsum corda. Los actores que viven del cuento de la subvención y no dan un palo al agua tributan fuera, llevan trajes costosísimos de los mejores modistos mundiales, joyas de Cartier y llevan a sus esposas a dar a luz a los Hospitales pertenecientes al lobby judío (privados, la duda ofende) pese a que luego duerman con el keffiye palestino al cuello día sí y día también, centros privados que pasan por ser los más caros de los Estados Unidos y luego cuando tienen una fiesta, subvencionada también, en la que se dan autobombo con sus premiecitos, en vez de hablar de cine se dedican a poner a parir a todo lo que no lleva Zeja; pero eso también se consiente… y además se subvenciona y lo pagamos todos, yo también aunque me rebote cada vez que pienso en ello. Hay un Ministro, de Hacienda por más señas, que cobra todos los meses 1.800 lereles como plus a otros conceptos para supuestamente sufragar sus gastos de alojamiento dado que es diputado por una circunscripción provincial que no es Madrid, y resulta que el tío tiene hasta TRES viviendas en la capital de la Villa y Corte; y ese tío es el que tiene que combatir el fraude fiscal… No sigo, que se me quema la sangre…

Pues resulta que a los pardillos de los Abogados, que prestamos un servicio público consagrado por la Constitución ex art. 119, no considerados, no pagados en ocasiones durante más de un año como ocurre en varias regiones, o bien pagados con importes que son hasta CINCO VECES INFERIORES A LOS DE MERCADO en nuestro ámbito, resulta que a nosotros, los tontos del pueblo, somos los únicos a quienes se les niega el pan y la sal en forma de derecho a la huelga. Nosotros que hemos tenido también que soportar estóicamente cómo todo un Magistrado de la Audiencia Nacional, ponente en el II CAT´11 de Córdoba, el Sr. D. Javier Gómez Bermúdez sostenga también que si nos ponemos en huelga y nos negamos a asistir a Bárcenas de Oficio si nos requiere al efecto, pues habrá entonces que encartar a esos Letrados díscolos que están vulnerando el derecho sacrosanto del justiciable a la tutela judicial efectiva y blablabla…

O sea: que nos sodomice el poder político está mal, todos lo reconocen de cara a la galería, pero si abusa de nosotros, si nos toma por el pito del sereno, si sólo contamos para ponernos cuatro calles y cuatro plazas (lo cual para mí es la cereza del pastel de la humillación colectiva profesional), si nos paga tarde, mal y nunca y todavía nos reducen la m… que nos vienen pagando cuando lo hacen aquéllos mismos sin oficio ni beneficio pero que van en coche oficial y vuelan en Business Class como “representantes” (sic) de la voluntad popular, y en definitiva cuando nos sodomizan pura y duramente, pues lo que nos dice el Poder Judicial, el mismo que tapó los viajecitos asquerosos de su anterior Presidente a costa mía, tuya y de todos, es que AJO Y AGUA, chavales, que aquí el puto sheriff –con perdón- soy yo porque soy Juez, o soy Fiscal, y vosotros a callar; y si soy Fiscal os impugno los acuerdos de huelga, y si soy Juez os sentencio.

No es ésto, no es ésto, que diría mi admirado Ortega…

Ayer hubo una huelga de más del 60 % de Jueces y Fiscales en toda España; sólo en Asturias, de un total de 146 Jueces, secundaron la huelga 45 según los datos proporcionados por el propio Consejo General del Poder Judicial (nada sospechoso de inflar los datos), o sea, uno de cada tres; no es cosa de cuatro locos. Y no voy ahora a enjuiciar si es justa o no es justa esa huelga, si tienen o no motivos para plantarse y decirle al Megalómano (su madre le llama Alberto, de apellido Ruíz-Gallardón) que por donde va está llevando a la Justicia a un hara-kiri colectivo del cual será casi casi imposible salir como todo continúe igual. No es mi labor ahora juzgar al que juzga y decir si tiene motivos o no para rebelarse. Es más: les doy el beneficio de la duda y voy a afirmar y afirmo que SÍ que tienen razón y razones para ponerse en huelga y protestar. Hasta ahí llego.

¿Y por qué yo no???

Lo que me preocupa mucho más es que el Comité Nacional de Huelga (ahí es nada con la expresioncita) reconoce y se chulea diciendo que SE SUSPENDIERON, EN UNA SOLA JORNADA DE HUELGA, MÁS DE DIEZ MIL JUICIOS EN TODA ESPAÑA. ¡Y se quedan tan anchos! ¿Les damos un Sugus de regalo, como a los niños?

En la anterior huelga de funcionarios en el 2.008, en dos meses, sólo en Asturias se suspendieron 16.000 juicios; cfrs. las hemerotecas. Y no pasó nada. Incluso Jueces y Fiscales salieron repetidamente en los medios jaleando la huelga y las “cajas de resistencia” que algunos funcionarios huelguistas hacían en las propias Salas de Vistas de muchos Juzgados… Y se permitió y se consintió.

¿Por qué no a mí?

Vergonzoso que a esta inmunda movida se haya prestado asistir el inefable Carlos Carnicer –a lo mejor es que luego había vino español-, que con ésto y otras lindezas (estad atentos a vuestras pantallas, le obsequiaremos con un hilito enterito para él lo antes que sea posible) está claro que actúa más como meapilas del pesebre que como lo que debería ser: representante de los intereses de los Abogados de toda España. ¿CÓMO PUEDE UN PRESIDENTE DEL CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACÍA ACUDIR A APOYAR UNA HUELGA DE JUECES Y FISCALES, CUANDO ESOS MISMOS FISCALES Y JUECES SON LOS QUE CERCENAN LOS CONATOS DE HUELGAS DE ABOGADOS DE OFICIO EN TODA ESPAÑA? Y en Gijón sabéis bien, insisto, a lo que me refiero… ¿Tenemos al Enemigo en casa? SÍ, no lo dudéis, pero eso no es nuevo. ¿Apoyaría sin fisuras Carnicer que mañana Gijón, por ejemplo, vuelva a ponerse en huelga en el Turno como en el 2.009? ¿Se posiciona así de rotundamente Carnicer en estos momentos cuando los compañeros del Colegio de Lanzarote se ponen en huelga? Hechos cantan.

Lo propio cabe decir del ínclito y sectario Presidente de ALTODO-Madrid, una Asociación de Abogados del Turno al que bien conozco y que tal y como nos afirmó por escrito y con publicidad en alguna ocasión –tengo prueba documental en mi haber- no está ahí para defender al Abogado de Oficio sino PARA DEFENDER EL SISTEMA. Y yo digo: ¡viva la madre que te parió, Manuel! Porque Manuel, Manuel Valero, es ahora Vicedecano del Colegio de Madrid tras las últimas Elecciones y estuvo ayer también de palmero de las puñetas caídas y ya vemos la leche que dan cuando tocan la moqueta…

Pero el colmo del desatino es la noticia aparecida ayer en el Diario Expansión, pág. 32, a tenor de la cual, y pese a su no asistencia ayer al trabajo, los huelguistas no perderán un día de salario por ir a la huelga. Dicen que existe un más que sospechoso “vacío legal en torno a la posibilidad de que los Magistrados puedan hacer uso de esta medida de presión”, lo cual impediría al Megalómano, como responsable de la cartera de Justicia, descontarles de su nómina la jornada laboral perdida porque ello podría ser un reconocimiento implícito de su derecho a la huelga, con lo cual tienen las ventajas de tener derecho a la huelga (no van a trabajar) pero no los inconvenientes (no pierden un céntimo de sus nóminas): hágase Vd. Juez y ríase del mundo. Además, tampoco se les puede exigir unos servicios mínimos, ni abrir expedientes sancionadores a los huelguistas por parte del CGPJ. Aluden a que el derecho de huelga de los Jueces no está regulado (sic) para deducir de ello que ante la laguna legal, lo que no está prohibido está permitido; curiosamente esa misma doctrina no la aplican esos mismos togados cuando se trata de una huelga protagonizada por Abogados…

Se dice que “la LOPJ no contempla como infracción disciplinaria que un Juez vaya a la huelga, y puesto que se trata de una cuestión interpretativa de la ley (la cual, agrego yo, sin comillas, será interpretada por sí mismos, que son los Jueces…; Juez y parte), parece difícil que se pueda llegar a sancionar a quienes secunden el paro”.

Con todo ello, considero que el título de este post queda suficientemente justificado, y esa distinta vara de medir de los de las puñetas, Jueces y Fiscales, resulta sintomático para quienes sostenemos que la Abogacía como tal NO tiene por qué arrojarse sistemáticamente a los brazos de quienes en absoluto demuestran con sus actuaciones forenses estar de nuestro lado cuando llueve en casa de los Abogados, que es un día sí y otro también. De ahí mi enojo con Carnicer, con Valero y con todos los tontos útiles que desde las filas de la Abogacía se prestan a ser utilizados para salir en la foto apoyando causas que nos son extrañas y luego no vemos un principio de reciprocidad cuando a un grupo de compañeros se les cortan las alas el día que adoptan en sus Colegios unos acuerdos para ponerse en huelga y dejar de atender los asuntos del Turno de Oficio e incluso las Asistencias Letradas al Detenido porque estamos hasta los mismísimos de ser los Siervos de la Gleba del siglo XXI. ¿Qué eso afecta a derechos fundamentales? Sí, el derecho fundamental a la igualdad ante la ley (art. 14), a la sindicación y a la huelga (28.1 y 2), al trabajo (35), a la negociación colectiva y a plantear medidas de conflicto colectivo (37.1 y 2), todos ellos de la Constitución, pero todos ellos relativos a nosotros, los Abogados. Que no somos ONG y aquí cada uno debe velar por lo suyo y lo nuestro somos nosotros, los Abogados; los justiciables ya tienen a la OCU, a Carnicer, aquí a Sergio…

Por eso somos El Patio. Por eso estamos en la CEAT. Y por eso molestamos a quienes molestamos. Pero como dijo Platón hace veintiséis siglos, “las censuras de los imbéciles nos prestigian”, lo que viene a ser el orígen de la más reciente y española “¿ladran? Luego cabalgamos”.

Anuncios