Tiempos dificiles

En dificil encontrar en la historia de la España reciente una serie tan descarada de agresiones a la profesión de Abogado. No sabemos si Gallardón tuvo, hace tiempo, una novia Abogada que la dió calabazas, pero lo cierto que su trayectoria es de todo punto incomprensible. Ya, desde tiempos inmemoriales, al Abogado ha sido una figura incómoda para el poder despótico. Como anécdota curiosa baste reseñar, que Nerón se encargó de limitar los honorarios de los Abogados para que éstos no se desmandasen, a su entender. Actualmente, nuestro Nerón contemporaneo, aún no ha llegado a tanto pero, quien sabe, si todo se andará.

La ley de mediación puede suponer, como se pretende desde el poder con la excusa de descongestionar la Justicia, una merma importante en el trabajo de los Abogados. Esta ley, a mi modo de ver innecesaria desde el momento en que existe una Ley de Arbitraje, implica un ataque directo a la profesión. Y todo ello por no hablar de la, hasta ahora, última agresión: La ley de tasas, que puede impedir el acceso a la justicia a todos aquellos que no puedan colarse por el turno de oficio. Frente a esto, la reacción de nuestro colectivo ha sido, una vez más, completamente descorazonadora: Meros comunicados oficiales, fotos con la chapita de “Tasas no” y poco más. Y si, encima, un colectivo de Abogados pretende que el Colegio convoque una reunión extraordinaria sobre el tema que más preocupa a los Abogados hoy en día, el propio Colegio gijonés se niega, yendo contra la voluntad mayoritaria de los compañeros.

Frente a esto se impone una reacción urgente y contundente. Cualquier iniciativa de cualquier compañero debe ser bien recibida pero lo que no cabe es la inacción ni el pasotismo. El futuro de nuestra profesión está en peligro. Si no reaccionamos ahora, tal vez mañana sea demasiado tarde. El camino y la lucha serán largos. De momento, a corto plazo, nos esperan (parafraseando a Winston Churchill) “sangre, sudor y lágrimas” pero eso no puede ser excusa para el desánimo ni el abatimiento. De Dunkerke se llegó a la victoria.

Anuncios