CONTROL POLICIAL EN LA BIBLIOTECA DEL COLEGIO

Está visto que cuanto más intenta uno moderar su ira, aplacar su mal humor cada vez que se topa con cosas o sujetos que no dan una a derechas… ni a izquierdas, llega el máximo representante de nuestro muy Ilustre Colegio y se encarga de emborronarlo todo y ponernos ya a cien a primera hora de la mañana.

Acudía ayer este humilde compañero vuestro a las dependencias de la Biblioteca del Colegio (todavía en la sede del edificio de la calle Prendes Pando) al objeto de colocar unos carteles para publicitar la convocatoria de la reunión que El Patio tiene convocada para este próximo Viernes, 31 de Mayo, a las 17.00 horas, en el saloncito de actos del edificio colegial de Cimadevilla, cuando se vió sorprendido por nuestra querida Espe (de lo mejorcito humanamente de nuestro Colegio, al igual que todas sus demás compañeras) al preguntarme mi número de colegiado. Creyendo que era algo rutinario, que no tenía ningún otro particular, se lo dí sin más. Pero al poco me picó la curiosidad y le dije que para qué me lo había pedido. La respuesta me dejó helado: “es que me dijo Sergio que quería saber cuántos colegiados venían diariamente a la Biblioteca desde el traslado de todo lo demás al nuevo Palacio de Justicia, y que anotara el número de colegiado de cada uno que viniéseis cada día…”. Me debí quedar hasta pálido de la impresión.

Automáticamente, y lo aclaro para que una empleada por la que siento devoción y un gran aprecio personal no tenga en absoluto problema alguno con el Ser Superior…, le dije que me borrase de esa lista ignominiosa de compañeros y que “tú no me has visto hoy por aquí”; literalmente le dije. ¿Razón para mi actitud? Muchas:

  1. Nunca, JAMÁS, nos tuvimos que identificar para acceder a la Biblioteca de nuestro Colegio. Simplemente uno entraba, consultaba los libros que quisiera, o publicaciones, o se encontraba con un compañero, o hasta leía la prensa del día (antes de que se la llevase el JASP cuando teníamos JASP…), y se acabó. NADIE quedaba “fichado” oficialmente ni se hacían “listas” con los que habían estado cada día en la Biblioteca. Ni siquiera teníamos que enseñar nuestro carnet colegial en la entrada, si bien hubiera sido lo menos ofensivo para los compañeros sólo si la responsable del servicio no nos conociera ya personalmente.
  2. NO existe motivo racional alguno para que lo que NUNCA se tuvo que hacer se tenga que empezar a hacer ahora. Y tampoco me consta la comunicación de dicha machada por medio de Circular difundida al efecto entre el censo, pero aunque así hubiera sido, habría sido algo totalmente inócuo y de imposible obligación para su cumplimiento. Simplemente: NOS NEGAMOS A QUE SE NOS MARQUE COMO AL GANADO CADA VEZ QUE UTILICEMOS UN SERVICIO QUE PAGAMOS COMO COLEGIADOS.
  3. La Junta de GobierNO del Colegio debe recordar, con tanta memoria histórica, que la Gestapo ha dejado de existir hace muchos años; y el KGB también. Esto no es un Estado policial ni un Estado totalitario; o no debe serlo al menos a instancias de quien se le llena la boca de “democracia” y de “haber ganado unas elecciones”. Por lo tanto, a los colegiados no nos gusta un pelo que NADIE nos fiscalice nuestra presencia en ninguna instalación colegial como si fuéramos presuntos terroristas. Ni a Sergio, ni a San Sergio le importa si equis colegiado va todos los días a la Biblioteca, va una vez a la semana o no va nunca. NO LE IMPORTA, así de alto y claro se lo decimos.

Pero es que lo que subyace aquí es algo mucho más grave y que aprovecho a adelantaros, queridos lectores, también trataremos el Viernes en la reunión que vamos a celebrar –si el tiempo y la autoridad no lo impiden…- en NUESTROS locales de Cimadevilla; que los hemos comprado con NUESTRO dinero… y mi voto en contra en su día, recuerdo perfectamente; pero eso ya es otra historia.

Lo que realmente se está jugando aquí la masa colegial del ICA-Gijón, digo, es la pervivencia o no de la Biblioteca colegial. Ni más, ni menos. Es posible, compañeros, que en breve plazo la Superioridad nos diga que la Biblioteca pasa a mejor vida y que nos apañemos con las Bases de Datos de 8 ordenadores en los nuevos Juzgados. Ajo y agua.

NO podemos tolerar que al amparo de una presunta baja ocupación y utilización de la Biblioteca en los próximos meses (además, tan poco ilustrativos por ser los meses de verano y vacaciones) se nos diga mañana por Circular que se nos priva de ese servicio. Porque con que quepa la mera posibilidad teórica de que UNO SOLO, sólo uno, de nosotros que un día cualquiera desee y necesite acudir a la Biblioteca para consultar algo, ya será razón y motivo más que suficiente para mantener en pie dicho servicio colegial. Antes de quitarnos la Biblioteca, que quiten las gymkanas de las Fiestas colegiales, o las “alegrías” que se autoregalan volando en Business Class (¡Business Class, señores!) en un vuelo de cuarenta y cinco minutos entre Asturias y Madrid en los desplazamientos oficiales… Pero con las cosas de comer NO se juega y la Biblioteca es una cosa de comer para cualquier Abogado que se precie. Hay compañeros que por penuria económica pueden no tener contratada ninguna Base de Datos en su Despacho, o incluso no tener ni Internet: ¿vamos a privar a ese compañero de poder acudir cuando lo necesite a la Biblioteca y poder preparar sus casos como Dios y la Deontología profesional mandan? ¿Acaso puedo yo darme de baja del seguro de responsabilidad civil por usarlo poco después de 23 años de ejercicio o no haberlo utilizado nunca? ¿O cabe asumir que un gobernante cierre un Centro de Salud de un núcleo de población pequeñito amparándose tan solo en criterios economicistas y alegando que sale caro para la poca gente que lo usa?

Va a ser que NO.

Cuando en su día se empezó a tratar del nuevo edificio judicial de Gijón, al DecaNO se le llamó por parte de las autoridades competentes a fin de negociar con él todo lo conducente por la responsabilidad orgánica y corporativa que le corresponde como tal cabeza visible institucional de la Abogacía gijonesa. Hasta ahí todo normal.

No me vale que diga que es que al principio no querían darnos nada, ni un mísero metro cuadrado en el nuevo Palacio de Justicia, y al final yo, que soy el Decano y soy muy listo, muy hábil, muy alto, rubio y de ojos azules, conseguí que me dieran 172 metros cuadrados en el nuevo Palacio de Justicia. Repito: no me vale con eso. Porque puede ocurrir, y lo estamos viendo, que con esos 172 metros cuadrados que tenemos ahora en esas nuevas instalaciones, metro arriba, metro abajo (no computo lo que hay en la planta baja porque irá destinado al SOJ y Violencia, al parecer, y por tanto no serán metros útiles para los servicios que necesita el Colegio como tal), no nos resulte suficiente para acoger a todo lo que necesitamos. A las pruebas me remito. Y os pongo dos ejemplos en los que acaso alguno no habrá caído: en el nuevo Palacio de Justicia resulta que el Colegio no tiene espacio ni para la Biblioteca, ni tampoco un Salón de Actos similar en capacidad al que teníamos en nuestra sede de Prendes Pando, y ya me contaréis cómo se hacen a partir de ahora las ceremonias multitudinarias de Juras de nuevos compañeros cuando la festividad de La Santina en la nimiedad física de lo que hay en Cimadevilla…, porque repito que en el Palacio de Justicia rimbombantemente inaugurado NO hay espacio destinado al efecto. O dónde metemos a Seijas Quintana (Magistrado de la tierra destinado en el TS) ó a cualquier otro peso pesado del mundo de la Justicia si mañana quiere venir a Gijón, organizado por el Colegio, por ejemplo, a dar una conferencia sobre algo: ¿nos vamos a conformar con 34 asientos que hay en Cimadevilla? ¿Con eso basta ya para un colectivo de casi 1.000 colegiados ejercientes??? ¿Vamos a pagar alquiler de una sala con el dinero de todos los colegiados por culpa de la poca previsión de quienes debían haber negociado y negociado bien algo tan imprescindible como eso? ¡Sin comentarios!

Vuelvo a la negociación.

Vemos cómo el DecaNO se mostró ufano por haber conseguido 172 partiendo de cero. Y se queda tan ancho. Porque con esos 172 metros repito que NO TENEMOS BIBLIOTECA y NO TENEMOS SALON DE ACTOS.

Y como se metió en un lío tremendo, un nudo gordiano que no sabe cómo deshacer porque no tiene la Excalibur ni él es el Rey Arturo, no se le ocurre al parecer otra cosa que ordenar a la empleada del Colegio encargada del servicio de Biblioteca para que nos fiche a todos los que aparezcamos esta temporada por la Biblioteca, con nº de colegiado en la frente, para así poder justificar en un plazo más o menos inminente, que “dado que los servicios de la Biblioteca los viene utilizando un número muy reducido (sic) de compañeros, esta Junta de GobierNO ha decidido suprimir a partir de tal fecha el servicio que hasta ahora se venía prestando de Biblioteca colegial, pasando a partir de este momento a disponer todo el censo colegial tan solo de las Bases de Datos que podrán consultar libremente en las nuevas dependencias colegiales y blablabla”. Algo así.

NO PODEMOS CONSENTIR QUE SE LLEGUE A ESO. Bajo ningún concepto.

NO PODEMOS TOLERAR QUE SE SUPRIMA EL SERVICIO DE BIBLIOTECA, EN PAPEL, CUANDO NI MUCHO MENOS ESTÁ DIGITALIZADO TODO EL CONTENIDO DE LO QUE HAY EN FORMATO PAPEL. Las Bases de Datos NO bastan para colmar las expectativas de información y de formación que necesitamos los colegiados.

NO PODEMOS SER EL HAZMERREIR DE TODA ESPAÑA Y SER EL ÚNICO COLEGIO PROFESIONAL… PARA MÁS INRI DE ABOGADOS… QUE NO TENGA UN SERVICIO DE BIBLIOTECA AL SERVICIO DE TODOS SUS COLEGIADOS.

Si Sergio Herrero no se acordó en su día de que tenía que sacar espacio para Biblioteca (amén de para un Salón de Actos digno para eventos varios), ese es su problema que NO tenemos por qué sufrir ahora los colegiados. Haber negociado bien, chaval.

Si Sergio Herrero se acordó de negociarlo pero no le concedieron espacio para más, haber informado a los colegiados y haber montado la de Dios es Cristo ya en su momento en defensa de lo que es NUESTRO y por ser NUESTRO, es DE TODOS. Es inconcebible que un Colegio de Abogados se quede sin Biblioteca.

A no ser que ésto sea la primera piedra para preparar y justificar la desaparición del Colegio de Abogados de Gijón y su absorción por el de Oviedo… Pero para ese final no hacían falta tantos viajes a Madrid, a Reus y demás como se está haciendo en los últimos meses a costa de nuestros bolsillos para intentar parar a Justicia y que no extirpe los tumorcitos Reinos de Taifas que hay desperdigados por toda la geografía nacional en forma de “cortijos de Señoritos” que quieren mantener sus privilegios feudales per saecula saeculorum.

Acude el Viernes a la reunión que vamos a celebrar en el Salón de Actos (liliputiense) de Cimadevilla a las cinco de la tarde para hablar de las Tasas, y discutamos también qué medidas vamos a adoptar para evitar que se nos denigre hasta la extenuación y se nos prive de seguir disfrutando de la Biblioteca que tenemos desde siempre.

¡¡DEFIENDE LO QUE ES TUYO!!

¡¡DEFIENDE LO QUE ES NUESTRO!!

 

Fdo. Germán-Ramón Inclán Méndez

– Presidente El Patio de mi Colegio –

Anuncios