El megalómano cabalga de nuevo Aprovecho este blog…

El megalómano cabalga de nuevo

Aprovecho este blog, en el cada vez escribimos menos, ya que no me resisto a decir lo que pienso

Está visto que Gallardón no puede pasar sin estar montando lios que solivianten al personal. Después de sus declaraciones afirmando que las retribuciones por el turno de oficio eran excesivas, ahora pone en pie de guerra a las compañías de seguros por su intención de dejar fuera del Código Penal aquellos supuestos de intento de estafa a las mismas. El clásico ejemplo del “cerillazo” por el cual el dueño de un local asegurado prende fuego al mismo para cobrar el seguro, no pasará de ser un mero ilícito civil.

Después de que Belloch despenalizase el cheque en descubierto, la interpretación peculiar que algunos jueces hacen del principio de intervención mínima del Derecho Penal (según el cual nada es delito y comportamientos tales como emitir facturas falsas, papel pelota y demás trapisondas no pasan de ser una “mala praxis” administrativa) y las intenciones de los políticos de no “legislar en caliente” España es uno de los países donde más barato sale robar y estafar.

Recuerdo el principio de la película “Pulp Fiction” cuando los dos mafiosos, interpretados por John Travolta y Samuel L. Jackson, comenta lo barato que sale delinquir en Holanda y ambos llegan a la conclusión de que conviene ir a “trabajar” a ese país. No cabe duda de que, hoy día, dirían lo mismo de España.

Gallardón me recuerda a veces la mirada de Pablo Hombrenuevo (es decir, Paul Newman), cuando ponía esa mirada de poker, que te dejaba con la duda de qué treta nueva estaría tramando en los próximos segundos. Claro que, comparar a Paul con Albert es como comparar un cuadro de Velásquez con un graffiti.

Anuncios