TASAS: DOS FORMAS DE ENTENDER Y DIAGNOSTICAR EL PROBLEMA

Realidad aglutinadora del problema

Realidad aglutinadora del problema

Mensaje del Patio en defensa de nuestra profesión

Mensaje del Patio en defensa de nuestra profesión

El Consejo General de la Abogacía Española había hecho un llamamiento tiempo atrás para que el pasado Jueves 20 de Noviembre, 20-N, cuando se cumplía un año de la decisión del Ministro de ¿Justicia? de implantar el sistema de Tasas con carácter de generalidad a todas las personas físicas y jurídicas, los Abogados españoles saliéramos a concentrarnos delante de las sedes judiciales de toda España a fin de manifestar el rechazo frontal y sin ambages de nuestro colectivo ante tan injusta y bárbara medida; y decimos “bárbara” como relativo a lo que tiene que ver con los bárbaros, no que la medida sea bárbara en su más dulce sentido de fenomenal…

Ante tal circunstancia, la Asociación de Abogados EL PATIO DE MI COLEGIO, de Gijón, se planteó internamente cuál fuera la actitud a adoptar por nuestras siglas ante el citado llamamiento venido de las más altas magistraturas de la profesión. Al final optamos por participar en el acto, si bien que juntos pero no revueltos. Entendimos que EL PATIO DE MI COLEGIO no se puede sustraer a la problemática creada por la imposición injusta de un sistema tasado de acceso a la Justicia, y que nuestros compañeros de Asociación y, en todo caso, nuestros compañeros todos de profesión no iban a entender un quedarse “en los cuarteles de invierno” por parte de nuestra entidad cuando todo el mundo sabe que estamos siendo el único referente válido y permanente de oposición a las formas de la actual Junta de Gobierno desde las últimas Elecciones colegiales y de concienciación ante los graves e irresolutos problemas que aquejan nuestro presente y futuro profesionales; los únicos que desde aquel entonces –y consta en varias Actas- venimos haciendo propuestas constructivas en sucesivas Juntas Generales colegiales en donde nos hemos estrellado con el desdén y el despotismo de quien rige los destinos de nuestro Ilustre Colegio; para la Historia, y para todo aquél que le pueda interesar, repetimos que ahí tiene las Actas que atestiguan lo que aquí estamos afirmando.

En consecuencia, EL PATIO DE MI COLEGIO se aprestó a organizarse a fin de proponer un lema propio para la concentración que, sin olvidar el discurso políticamente correcto que desde hace más de un año viene invocando la Abogacía oficialista tanto en Gijón como en el resto de España, lo enriqueciese con la “filosofía-Patio” y añadiera un matiz netamente reivindicativo y de defensa de nuestra profesión y nuestro maltrecho futuro profesional. Por esa razón el mensaje que exhibió El Patio en la concentración del pasado Jueves fue LAS TASAS HUNDEN NUESTROS DESPACHOS Y TUS DERECHOS; totalmente expresivo y aglutinador de las dos víctimas que provocó el Tasazo del Megalómano: el derecho a la tutela judicial efectiva de todos los ciudadanos, sí, pero también el futuro (negro) al que nos aboca dicha Ley –al igual que otras ya aprobadas y de previsible aprobación- a todos los Abogados españoles.

Como sabrá el sabio lector de estas líneas por el conocimiento que ya tienen en todo el Colegio de nosotros, EL PATIO DE MI COLEGIO tiene una doble cualidad de talante reivindicativo y profesional que alguno podría quizás tildar de carácter “de clase”, utilizando la dialéctica marxista por un lado, y “corporativo”, acogiendo la dialéctica fascista, por otro. Desde el profundo, contrastado e indubitado apoliticismo de nuestra Asociación, de inspiración, fines e intereses exclusívamente profesionales, podemos admitir esa dualidad como cierta al menos desde el punto de vista terminológico por cuanto es un hecho que EL PATIO DE MI COLEGIO responde a una defensa indisimulada y a pecho descubierto de los intereses profesionales de sus miembros y, en general, de todos los Abogados. En consecuencia, es normal que nuestra retórica y nuestro comportamiento se inspire en la idea ofrecer una Asociación profesional con vocación de SINDICATO DE ABOGADOS, sólo de nuestra profesión y por tanto corporativista, o de una determinada clase y por lo tanto también de clase.

La consecuencia obvia es que EL PATIO DE MI COLEGIO acudió a la concentración anti-Tasas del Jueves pasado con su propio mensaje para denunciar lo que de pernicioso tienen las Tasas para la Abogacía, distinto sutilmente del políticamente correcto y demostradamente inútil que destila el Consejo General y todos los Colegios. LAS TASAS HUNDEN NUESTROS DESPACHOS Y TUS DERECHOS. Esa y no otra es nuestra preocupación nuclear: nuestros Despachos…

Al Patio le corresponde el honor de ser la única Asociación profesional genuínamente asturiana que en todo el territorio del Principado de Asturias viene defendiendo a ultranza y en exclusiva los derechos profesionales de los Abogados, reivindicando mejoras y derechos para los Abogados, y que se atreve a denunciar las afrentas de toda índole que desde arriba del poder político (Gobiernos de turno) como desde arriba del poder corporativo de la profesión (Consejo General y Colegios) venimos sufriendo estóicamente los Abogados asturianos; ni siquiera ninguno de los dos Colegios de Abogados de la región, olvidando sus deberes y obligaciones derivados del todavía vigente Estatuto General de la Abogacía, ha roto todavía una lanza por la defensa de los Abogados y del futuro de sus Despachos frente a la barbarie que supone la Ley 10/12, de 20 de Noviembre y la pantomima de su modificación posterior en Febrero de este año. EL PATIO DE MI COLEGIO es el único que ha tenido arrestos para denunciar, en público, y a todo color y calor, ante el foco de la cámara, el exterminio sistemático con que el Sr. Gallardón amenaza a nuestro colectivo, llegando al punto de tener que cerrar un gran número de Despachos de compañeros en toda Asturias y en toda España; ésto que estamos padeciendo este año puede ser sólamente el comienzo… Y ante eso se rebela El Patio, más legitimado que nunca al ver el pasotismo y la franca dejación de funciones que los Colegios hacen de sus obligaciones legales.

En las fotos que veréis adjuntas a este post de la mentada concentración podréis ver las dos caras de la Luna, las dos formas de afrontar un problema, las Tasas, que amenaza ser la “Solución Final” contra los Abogados aunque unos no lo quieran ver. A un lado, el sector oficialista, con su DecaNO al frente, con una pancarta que pagamos todos los colegiados de Gijón y en donde lo único que se destaca es que las Tasas afectan a los derechos del justiciable; el problema del Tasazo lo ve el sector oficialista de la profesión tan solo como un problema que perjudica al ciudadano y se rotula desde el punto de vista del ciudadano: “Justicia para todos”, se dice, y por tanto se incide en el menoscabo que sufre el justiciable ante la indudable salvaje agresión ilegítima que nos ha infligido el Megalómano con su Ley del 20-N del año pasado.

Sin embargo, si atendéis al otro lado de la realidad y miráis al otro flanco de las fotos, al mensaje que en tono alegre y desenvuelto, ardiente y combativo, expresan varios compañeros de nuestra Asociación, secundados por muchos otros a sus espaldas, veréis que nuestra primera preocupación reside en citar, en destacar y en resaltar que las Tasas lo que verdaderamente hunden es NUESTROS DESPACHOS. Ahí está el quid de la cuestión, el leit-motiv de nuestra presencia ese día ante el nuevo edificio de Justicia: que la agresión ilegítima del Tasazo a quien primero y primordialmente hunde es a los Despachos de los profesionales que se dedican al ejercicio de la Abogacía. Nosotros no somos ONG-Jurídicas, somos profesionales del Derecho a los que se les está dificultando en grado sumo su desarrollo profesional.

Al contrario de como algunas mentes malévolas pretenden sostener interesadamente, no se trata de establecer con nuestro mensaje una dicotomía antagónica Abogado versus Ciudadano en el escenario al que nos llevó el Tasazo gallardoniano. En absoluto. No pretendemos incurrir en el error de ningún maniqueísmo imposible a la hora de hablar de “buenos” (los Abogados) frente a “malos” (los justiciables). Repetimos: en absoluto. Aquí el agresor es el mismo (el Megalómano que ostenta el cargo de Ministro de ¿Justicia?), y las víctimas, también: los Abogados y los ciudadanos que luego tienen la intención de acudir a otros Tribunales. Pero lo que sí hace EL PATIO DE MI COLEGIO sin duda alguna, sin ningún rubor, y con todo su orgullo y a voz en grito, es denunciar el ataque mortal que supone contra NUESTROS DESPACHOS la imposición del sistema de Tasas actualmente vigente en España…, penúltimo de los cuales pues es anterior a enterarnos también de la confirmación que ya salió por el mes de Enero de que los Notarios van a poder separar y divorciar por 95 euros…, medida frente a la que todavía estoy esperando que el Sr. Carnicer, o el Sr. Herrero a nivel local, salgan a protestar, a plantarse, a patalear y a lo que haga falta. Y desde luego nos cabe también a los chicos del Patio el impagable honor de ser LOS ÚNICOS que denunciamos que las Tasas perjudican la pervivencia misma de muchos de nuestros Despachos…, al contrario de como recientemente afirmara –sin haberse encomendado antes ni a Dios ni al Diablo- il Capo di tutti Capi de los Abogados españoles, Sr. Carnicer, cuando dijo en una entrevista que “la Abogacía española” (sic) no estaba en contra de las Tasas porque suponga una merma de la carga de trabajo de nuestros Despachos, sino por la agresión que suponen a la tutela judicial efectiva del ciudadano y blablablá. ¿Seguro que sí, don Carlos? ¿Consultó Vd. conmigo, con mis compañeros de Asociación, con otros compañeros que no forman parte de nuestra entidad pero que piensan exactamente igual que pensamos –y sufrimos- nosotros?

De ahí que este 20-N pasado haya de significar un punto de inflexión a la hora de perder vergüenzas absurdas y de protestar por lo que nos ataca A NOSOTROS, por lo que nos perjudica A NOSOTROS y por lo que supone de nocivo PARA NOSOTROS. Estamos hasta la entrepierna de que nuestros próceres, apoltronados ellos en el Stablishment, hagan de Ser Superior y nos digan lo que nos debe preocupar y por qué sin que se tomen la molestia de preguntarnos a nosotros y de interesarse por nosotros. Y sobre todo, estamos harrrrrrrrrrrtos de que quienes ocupan las poltronas de nuestra profesión digan que no nos preocupa lo que SÍ nos preocupa, y mucho, porque si damos por hecho como premisa cierta que somos “profesionales” y que como tales pretendemos vivir honradamente de nuestra profesión, iniciativas legislativas como la que nos ocupa atentan gravísimamente contra el presente y futuro de nuestra profesión de Abogados y así lo tenemos que hacer notar.

Demandamos de los altos representantes de nuestra profesión un compromiso en la defensa indubitada de nuestros intereses profesionales (y no decimos un “mayor” compromiso porque es que ahora simplemente ese compromiso no existe, ni mayor ni menor), que se fajen por defendernos A NOSOTROS y se dejen de discursos políticamente correctos para salir sonrientes en la foto (sigo preguntándome de qué se ríe esta gente con lo chungo que lo tenemos todo los Abogados) que no conducen más que a un cada vez más profundo e irreconciliable desapego del Abogado de a pie respecto de sus Decanos, Juntas de Gobierno y Consejo General de la Abogacía.

En nuestras movilizaciones, y tal y como es de ver en las fotografías que os adjuntamos, estuvo igualmente presente la CEAT, porque EL PATIO DE MI COLEGIO, como miembro fundador de la Confederación Española de Abogados del Turno de Oficio y Asistencia Jurídica Gratuíta, es referente obligado en la vanguardia de la lucha que la Confederación-CEAT plantea en toda España y es punta de lanza del despertar de los Abogados españoles a una conciencia reivindicativa y de combate por nuestros derechos profesionales, perdiendo los complejos inveterados a gritar a los cuatro vientos que somos Abogados porque queremos ganar dinero con esta profesión, que estamos en ésto porque necesitamos el dinero para vivir lo mejor posible y ahora muchos compañeros ya no son ni mileuristas, y que si el Ministerio reforma la Ley para impedir que en los juicios verbales haya segunda instancia, o promueve la aparición e implantación de ciertas novísimas “profesiones” como la de mediador (que con la Ley en la mano puede serlo un Veterinario o un Ingeniero Aeronáutico, por ejemplo), o le da una parte suculenta del pastel del Derecho Matrimonial a los Notarios para que divorcien y separen por 95 euros ó, como con el asunto que nos ocupa, impone un régimen de Tasas que ya Francia, desde el próximo 1 de Enero, va a extirpar de su ordenamiento jurídico cuando además allí las Tasas eran de un único y moderado importe, 35 euros, que es infinitamente más barata que las que se imponen en España, lo que nos queda a los Abogados es plantarnos y denunciar alto y claro, negro sobre blanco, que la Abogacía española ha de combatir esas reformas legislativas PORQUE NOS ESTÁN VACIANDO DE CLIENTELA NUESTROS DESPACHOS Y, POR ENDE, NOS ESTÁN CONDENANDO AL HAMBRE Y A LA RUÍNA A NOSOTROS Y A NUESTRAS FAMILIAS. Y que lo tenemos que denunciar sin miedo a nada, que basta ya de vergüenzas absurdas, que debemos ir sin temor a que nadie nos critique de egoísmos que no son tales o que, en todo caso, no lo son más que los que tienen los mineros, los funcionarios públicos (los de Justicia, sin ir más lejos) o los barrenderos cuando tienen la osadía de paralizar una ciudad de varios millones de habitantes, centros sanitarios incluídos, sin que pase nada, ganando la batalla y sin que la Fiscalía ni la Judicatura actúen, como manda la Ley, de oficio. Ese es el mensaje revolucionario por innovador que EL PATIO DE MI COLEGIO y la Confederación-CEAT lanzan desde este humilde Blog y desde la Asociación que me honro en presidir. Los Abogados no somos más tontos que los demás ni tenemos por qué ser más héroes solidarios que nadie, insisto en que todos tenemos un Despacho montado con más o menos alharacas, pero nadie tiene montada una ONG-Jurídica; no somos extraterrestres y la crisis nos afecta igual que a todo el mundo, y si nos quitan el pan de nuestros hijos a tasazo limpio pues lo mínimo que tenemos que hacer es denunciarlo y quejarnos; al margen de que también haya “daños colaterales” en forma de justiciables desvalidos, a los que respetamos, pero que no son en modo alguno más respetables que nosotros mismos. Recordemos aquel adagio de la caridad bien entendida…

EL PATIO DE MI COLEGIO ha vuelto a demostrar que está ahí, codo a codo con la Confederación, defendiendo al Abogado de a pie. Los Colegios y el Consejo General siguen a lo suyo. Cada uno va saliendo en la foto, nunca mejor dicho, en el sitio que le corresponde: nosotros con el mensaje que aglutina la realidad auténtica del Tasazo; ellos con una visión sectaria y partidista de la realidad, castrada al responder sólo por una sola de las víctimas de las Tasas que, además, tampoco es la víctima que contribuye por cierto con sus cuotas a sostener el tinglado de 83 Reinos de Taifas que son los indeseables Colegios en su estructura y comportamientos actuales: nosotros, los Abogados. Allá cada cual cuando deban rendir cuentas y exponerse a la diatriba justísima del juicio implacable de 140.000 Abogados que somos en toda España.

Parafraseando al Movimiento 15-M en algo de lo que tiene de bueno, que no es poco, sólo se me ocurre terminar este post con la célebre e iconoclasta proclama del “QUE NO, QUE NO, QUE NO NOS REPRESENTAN, QUE NO”.

Anuncios