Actualizaciones de junio, 2014 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • El Novio de la Muerte 18:57 el 8 June 2014 Permalink | Responder  

    La foto de las Azores, o la degeneración de una ilusión (y II) 

    Foto Azores

    Lo que pasó después no merece la pena ni molestarse en relatarlo porque este post no pretende ser un artículo de denuncia social ni de lloriqueos vanos. Simplemente quedémonos con una idea: la maniobra orquestada desde las alturas de nuestra profesión (con la firme sospecha de que nuestro DecaNO no fue ajeno a su gestación) puso como chivo expiatorio la queja fundada de quien ésto suscribe como motivo último del boicot institucional al Congreso, cuando la tozuda cronología de los hechos dice que fueron ellos quienes boicotearon sin rubor aquel evento convocando, a mala fe, a traición, un Pleno del Consejo que perfectamente podía haber sido convocado en cualquier otro momento porque yo no tengo Secretaria que me organice mi agenda, pero el Sr. Carnicer sí la tiene (y se la pagamos todos) y el Sr. Carnicer, por sí mismo personalmente y por medio de su Secretaria, sabía que el 7 de Marzo tenía una cita ineludible con los Abogados de Oficio de España, y con total desprecio a esa Abogacía de Oficio de España, a todos nosotros, convocó un Pleno que sabía que no sólo iba a provocar su inasistencia personal, sino también la inasistencia de otros Decanos que estaban designados en los Programas como Ponentes y la de otros que iban a acudir como meros congresistas de a pie con toda su buena voluntad. Pero como donde manda patrón no manda marinero…

    Después de aquellos procelosos días, un sector tan importante como timorato y maleable de la Confederación consideró que era más cómodo vivir servilmente a la sombra del poder que enfrentarse gallardamente a él; pensó que tal vez debiera cambiarse la filosofía de la Confederación haciéndola más maleable a los intereses bastardos de las alturas del poder corporativo y del poder político, en lugar de seguir a pie de obra al lado de los Abogados de Oficio, del pueblo llano; creyó, en definitiva, que era más adecuado hacer loas a Carnicer y los suyos –aunque nos hagan mil y un perrerías, como la que os cuento- en vez de cantarles las verdades del barquero y ponerles a remojo cuando se comportan con desprecio hacia nosotros y deslealtad hacia la profesión y los propios cargos cuyas poltronas calientan. Olvidaron con ello al clásico cuando dijo aquéllo de “España prefiere honra sin barcos, que barcos sin honra”, o también aquéllo de “preferimos morir de pie que vivir de rodillas”.

    ¿Qué debía hacer El Patio llegados a ese punto? Sencillo: convocar a nuestros fieles y decidir en consecuencia qué paso dar a partir de ese momento. Y como decíamos al principio de esta historia, al final optamos por salir de una Organización que había perdido su ardor guerrero para lanzarse en plancha al frenesí del pasteleo y del cambalache. Nosotros somos deudores del “Espíritu de Gijón”, y por eso mismo nos sentimos herederos y legatarios del mismo y no podemos ni queremos traicionar nuestras raíces. Nacimos contestatarios y moriremos contestatarios. Poco nos importa ser más o menos aplaudidos, y ni siquiera ser más o menos votados. Nos da exactamente igual. Jamás se dijo que Dios exista porque haya habido un referéndum que dijese que mayoritariamente Dios existe. Nos da igual que nos aplaudan o que nos tiren piedras. Lo importante es nuestra conciencia, la limpieza de miras de nuestros objetivos. Tenemos la razón, luchamos con honestidad y la Historia pondrá a cada uno en el lugar que le corresponde. Nuestra conciencia está y quiere seguir estando tranquila.

    Y hete aquí que como dice un viejo aforismo legal que “el que alega, prueba”, nos llega la foto que ilustra este post y con ella constituímos la mejor prueba material de que El Patio ha hecho lo correcto y que, desafortunadamente, el capital humano e ideológico que supuso la ilusión del nacimiento de la CEAT, se ha convertido en otra de las muchas Asociaciones filoinstitucionales que adornan el panorama de la Abogacía: igual que los propios Colegios y el Consejo General, o las AJAs (verdaderos equipos filiales de las Juntas de Gobierno colegiales), o muchas Asociaciones de Abogados que al final le ríen las gracias a los sátrapas de turno.

    En esa desgraciada foto vemos a la nueva cabeza ¿pensante? de la Confederación haciendo el juego a los dóciles y mansos de la tierra. Los aficionados a la tauromaquia llaman “cabestros” a los toros mansos, ¿verdad? Pues podría decirse, sin ánimo de zaherir a nadie y si se nos permite la metáfora inocente, que tal que así. Mansedumbre total y bajada de pantalones total. ¡Qué bajo han caído!

    No de otra forma puede entenderse cómo en una “movida” que organizan para analizar las vías de lucha frente a la reforma pretendida por el Sr. Gallardón para la Justicia Gratuíta, en el reportaje del que extraemos la foto sólo se hable de:

    • La nueva LAJG dificulta el acceso a la Justicia Gratuíta de los ciudadanos con menos recursos económicos y ataca a la tutela judicial efectiva.
    • Crear “actividades formativas”, “mesas redondas” y “cuadrípticos informativos” (sic) como medios de lucha contra la nueva Ley… La verdad es que tengo que reconocer que ésto a mí me dejó a-no-da-da-do, que diría nuestra Sara Montiel…
    • Organizar “concentraciones en los aledaños del Ministerio de Justicia y del Congreso de los Diputados”. ¿Se habrá enterado esta panda de tontos e inútiles que las manifas delante de las Cortes están prohibidas???
    • Reunirse con la Defensora del Pueblo y estrechar el contacto con el CGAE. Si por lo menos hubiesen dicho “estrechar el cerco” al CGAE…
    • A la Presidenta de una AJA lo que más le preocupa y menos le gusta de la nueva Ley es que “perjudica al ciudadano”.
    • Otro colega habla de difundir anuncios en los medios de comunicación y recabar el apoyo de las redes sociales (sic).
    • Otro más habla de que están ahí para defender “el derecho a la Justicia Gratuíta”.
    • Y entre tantos y tantos entrevistados, el nuevo guía de la CEAT aparece ignorado supinamente por los medios; ni una mala palabra ni una acción buena. De ser punta de lanza de todas las apariciones mediáticas de las Asociaciones más críticas con el establishment, han pasado a convertir a la CEAT en una simple comparsa de las Agrupaciones de Abogados Jóvenes y otras Asociaciones que o bien están claramente politizadas y no son Asociaciones profesionales de Abogados, o simplemente son alicortas y están achatadas por los polos porque le hacen el juego al poder; o sea, que se acogotan en cuanto huelen a los que detentan el poder. ¡Así nos luce el pelo!

    Ni una palabra de protesta contra la miseria que cobramos los Abogados de Oficio por la prestación de ese servicio público esencial en un Estado de Derecho. Ni una idea realmente subversiva o incómoda con el poder establecido (político e institucional) que haga temblar las estructuras de opresión que vivimos los Abogados de Oficio. Ni una palabra de convocar una huelga del Turno, llámese huelga, llámese cesación voluntaria del servicio (por aquéllo de si estamos o no dentro del art. 28 de la Constitución), o llámese como se quiera, pero todos nos entendemos. No. Ni una palabra. Que por cierto…, y lo trataremos en breve: en algún Colegio se ha adoptado del acuerdo de HUELGA en el Turno de Oficio (incluídas las Asistencias al Detenido), e incluso han sido apoyados los compañeros por aquel Decanato…; cuando se hace bien, se hace bien y nosotros no criticamos por criticar sino sólo cuando se hace mal; pero si se hace bien, como es el caso, también nos regocijamos en reconocerlo.

    Pero en definitiva, y volviendo a la otra “foto de las Azores” que ilustra este post, sólo vemos ahí las palabras huecas e insulsas que estamos hartos de escuchar a nuestros Decanos, a nuestro Presidente del Consejo General…, en definitiva, lo mismo de siempre, las mismas chorradas de siempre, promoción de medidas que sólo son auténticos monumentos a la estupidez humana y la misma palabrería políticamente correcta de siempre, frente a la que no dudamos que el Megalómano ministerial deba estar temblando y no logre conciliar el sueño por las noches…, dicho sea irónicamente. ¿Y así piensan de verdad que se combate un Proyecto de Ley que nos amenaza con la semiesclavitud por los próximos veinte años por lo menos? ¿Sólo se les ocurren mesas redondas, cuadrípticos informativos (lo del cuadríptico repito que es de nota), o concentraciones ILEGALES frente al Congreso de los Diputados? ¿Y esa clá son Abogados del Turno de Oficio que dicen defender a los Abogados que prestamos el Turno de Oficio? Pues con semejantes Abogados defensores, chicos, vivan los Ministerios Fiscales.

    No os extrañéis de que con el tufillo de cobardía y de arriado de nuestras banderas de guerra El Patio haya decidido seguir peleando por la Causa pero contando ya sólo con nuestras propias fuerzas y sin ninguna dependencia jerárquica ni orgánica de nadie.

    Pero una vez denunciado lo que no nos gusta, y por eso nos apartamos de ello, tranquilizamos a nuestros lectores, sobre todo a los de nuestro Colegio, para decirles que El Patio sigue en pie; que El Patio de mi Colegio va a continuar, contra viento y marea, al pie del cañón defendiendo todo aquéllo en donde se esté jugando el porvenir de nosotros, los Abogados. El Patio no va a participar jamás en politiqueos bastardos, en pasteleos ramplones, en fotitas de las Azores para fardar delante de los amigos pero sin que ello redunde en nada útil para el colectivo. No. El Espíritu de Gijón no es eso en absoluto y es nuestra obligación respetarlo y hacerlo respetar.

    Fieles a ese Espíritu de Gijón, El Patio de mi Colegio mantiene íntegra su independencia orgánica y operativa, inmaculada su honorabilidad institucional, y os asegura que seguirá con fidelidad exquisita los principios que informaron nuestro movimiento reivindicativo desde sus orígenes.

    El banderín de enganche para integrarse en esta sugestiva aventura reivindicativa está abierto; intégrate en El Patio y cada día seremos un poco más fuertes, más respetados, más tenidos en cuenta por políticos y por Decanos. Cuanto más fuerte sea El Patio, más cerca tendremos conseguir que se respeten nuestros derechos y que se acojan nuestras reivindicaciones. Nosotros te proponemos un “contrato social” en donde fijamos el catálogo de carencias endémicas que sufre nuestro colectivo y, por ende, las líneas maestras que deben integrar nuestra filosofía de combate institucional para mejorar nuestras condiciones del ejercicio de nuestra profesión.

    Nosotros cumplimos nuestra parte en el contrato. Ahora te toca a ti cumplir la tuya.

    ¡Te esperamos!

    Anuncios
     
    • FLECO AMARILLO 17:52 el 10 junio 2014 Permalink | Responder

      Estimados compañeros y compañeras de profesión:

      De cara al verano que tan alegremente y soleado se nos plantea, volvemos o mejor dicho CONTINUAMOS, con los mismos, exactamente los mismos problemas dentro del ámbito de nuestra profesión aquí en Gijón y gracias a las gestiones y sobre todo “ayuda” y concienciación de SERVICIO por “nuestro” Colegio a nosotros los colegiados.

      Si, nosotros; tu, yo, esos, estos que pagamos religiosamente una Cuota cada nada, sencillamente para algo tan concreto y simple como que se NOS AYUDE. Que se nos den las condiciones, facilidades y herramientas necesarias para salir adelante en esta complicada pero apasionante profesión y que por ende y sin necesidad se nos hace más complicada cuando debería ser todo lo contrario.

      Creo que somos víctimas del pasotismo y el servilismo más absoluto.

      Parece que hubiera miedo, de qué?? , De qué para reivindicar tus derechos?

      Se te paga dignamente y PUNTUALMENTE y a mes vencido tu trabajo en el turno de oficio??

      Respuesta: Si no es así: porque, POR QUÉ me pregunto yo vamos protestando por los pasillos del Juzgado, y entre nuestros compañeros de Despacho de lo MAL que se gestiona todo esto… de que “son un desastre..” de que no se nos tiene respeto, ni sobre todo y esto es tanto más importante se nos valora nuestro trabajo??

      TE sientes desvalorizado, verdad? O peor: te sientes INDIGNADO porque trabajas y NO se te paga??, pues sabes yo que te digo? : QUE TE AGUANTES.

      No vale protestar, abrir el pico.

      Abrir el pico sólo y exclusivamente para criticar, No sirve una crítica aunque sea constructiva, sino se hace NADA al respecto.

      Y tu compañero, y tu compañera, me gustaría que reflexionaras sobre lo que haces para que TE PAGEN COMO TE MERECES, y sobre todo para pensar en PORQUE no lo haces, o de qué tienes miedo.

      No es digno no querer y no EXIGIR que se cumplan tus obligaciones contigo, tal y como tu cumples con pagar a tu colegio.

      No es digno para ti como persona y como profesional, y NO es digno para la profesión que ejerces.
      Llevo varios años viendo como no cambia ni esto ni nada en relación con este asunto y con muchos otros dentro del ámbito de nuestro Colegio.

      Sinceramente, amigos, prefiero que me paguen como es debido, a que me ofrezcan mil y mil cursos sumamente interesantes para realizar y toda una oferta de los mismos, más de la mitad de ellos pagando igualmente por cierto.

      ¿CÓMO ES POSIBLE, ME PREGUNTO YO, QUE NO SEAMOS CAPACES DE ABRIR LOS OJOS CON RESPECTO A ESTO??

      De verdad pensamos que nuestro Colegio necesita, todo el presupuesto que se le asigna para repartir entre las AJAS, y excursiones a diferentes sitios a muchos de los cuales ni siquiera tu irás o no tienes interés ninguno en acudir? Sinceramente y otra vez lo mismo: prefiero que me paguen PUNTUALMENTE mi trabajo, a que me inviten a Covadonga, o me manden circulares para ofertarme cursos gratuitos pocas veces…

      Estamos instalados en la COMODIDAD, y mientras sigamos así, NO VAS A COBRAR POR TU TRABAJO.

      Si de verdad te importa esto, esto es una de las cosas y cuestiones por las que desde aquí estamos LUCHANDO con todas nuestras fuerzas.

      Nadie desde nuestra Asociación está pidiendo cosas desorbitadas, tú lo sabes, y del mismo modo es lo único que nos mueve, que TU, y nosotros tengamos (YA QUE PAGAMOS), unos servicios de calidad cuando realmente los necesitamos y sobre todo que se nos pague y SE TE PAGUE lo que trabajas.
      Sólo por esto, te animaría a que nos contactaras y nos ayudaras en esta lucha que yo personalmente considero tan, tan DIGNA Y JUSTA.

      Estamos esperando que quieras ayudarnos a “ayudarnos y ayudarte”.

      Pero si sigues sin hablar, sin decir nada, sin comentarnos, sin contactarnos, no podemos hacer nada para que a ti al igual que a todos y todas se nos pague cuando toca.

      No es necesario que hagas nada extraordinario, solo que sumes uno más .Porque con uno más, uno más y otro más, al final tú COBRAS TU DINERO.

      Pero si no te implicas seguirás como siempre. Sin tu dinero.

      Un abrazo compañeros.

  • El Novio de la Muerte 18:43 el 8 June 2014 Permalink | Responder  

    La foto de las Azores, o la degeneración de una ilusión (I) 

    El Patio de mi Colegio ya no pertenece a la CEAT. Nuestra Asociación, tras debatirlo en Asamblea, decidió apartarse de una Confederación que ya no se parece en nada a lo que con tanto esfuerzo e ilusión colaboramos a su alumbramiento como sus principales “padres” cuando allá por el mes de Junio del año 2.009 convocamos y celebramos en nuestra ciudad el que fue el I Congreso Nacional de Abogados del Turno de Oficio, primero que se celebraba en España y acaso en todo el mundo; pioneros que somos los de Gijón. Aquel Congreso nacido casi en la clandestinidad por obra y gracia del que siempre dice NO (…), alcanzó la pujanza que alcanzó no sólo aquí en Asturias sino en toda España quizás debido precisamente a esa cerril hostilidad, pues nunca hasta la fecha nadie se había molestado en analizar monográficamente los problemas y las miserias de la Abogacía de Oficio como hicimos ante toda España los que poco tiempo después constituímos formalmente lo que hoy es nuestra Asociación de Abogados de Oficio “El Patio de mi Colegio”.

    El caso es que si algo caracterizaba a la CEAT nacida a las riberas del Cantábrico (y diría que hasta a las riberas del río Piles dada la ubicación del Hotel en donde celebramos aquel Congreso) era su carácter abiertamente radical, reivindicativo, directo y casi hasta ciertamente iconoclasta. Eso fue lo que integró el concepto de lo que se llamó “el Espíritu de Gijón”, el cual impregnó no sólo aquel Congreso, sino la filosofía fundacional de la Confederación a la cual “los padres fundadores” quisimos y supimos impregnar de ese rabioso estilo directo, ardiente y combativo.

    Fruto de aquellas venturosas jornadas, amén del acuerdo congresual de fundar y constituír lo que luego se denominó CEAT, fue la elección de un puñado de compañeros de toda España que, debidamente delegados por los congresistas, formaran una Comisión Constituyente que redactara unos Estatutos y diera forma a la idea surgida –todo hay que decirlo- de las propias cabezas pensantes gijonesas, que fueron quienes luego la expusieron a los compañeros venidos hasta de 8 Comunidades Autónomas distintas cuando aquí nuestro DecaNO nos negaba el pan y la sal (cinco años después, como Julio Iglesias, la vida sigue igual…) y se seguía agarrando a humillantes y vejatorias expresiones como “supuestos Abogados”, “supuesto Congreso” o “supuestos colegiados” para referirse a nosotros… para seguir negando que la Tierra es redonda. Para su zozobra y la de los cipayos que le secundan, El Patio no es hoy, como no lo fue nunca, una realidad virtual, mi querido lector, sino una realidad física, tangible, muy presente en la vida colegial gijonesa desde que nuestras compañeras Las Cuatrillizas un buen día del año 2.008 dieron un paso al frente y nos pusieron las pilas a todos los que cogimos el testigo y fuimos detrás.

    Pero no quiero desviarme.

    El caso es que tras redactar y aprobar trabajosamente aquellos Estatutos confederados, y redactar un Programa Máximo de reivindicaciones profesionales que también, como casi todo, fue “cosecha Patio” casi en su totalidad, este humilde redactor de estas líneas resultó elegido primer Presidente de la Confederación. Bajo mi mandato nos afanamos en asentar el proyecto confederado en todo el territorio nacional, y así podemos decir que hasta Marzo de este año la CEAT tenía miembros inscritos de hasta 10 Comunidades Autónomas, incentivando como era nuestro objetivo el asociacionismo independiente y rebelde entre los compañeros de toda España; tendimos puentes con las instituciones corporativas de nuestra profesión en una actitud que fue constantemente dinamitada desde dentro y desde fuera porque a La Casta –que también la hay en la profesión, y muy casposa por cierto- no le interesa que el aire fresco entre por las ventanas, y porque muchos indigentes intelectuales que se ponen todos los días la toga como nosotros parecen jugar en el equipo rival y persisten en dispararse en el pie una y otra vez en lugar de defender lo que es nuestro, nuestro porvenir, nuestros derechos y nuestros intereses.

    Así las cosas, de cara al III Congreso Nacional de Abogados del Turno de Oficio que celebramos el pasado mes de Marzo en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, este Presidente, que lo era de la CEAT, no tuvo más alternativa que fustigar a la Nomenklatura institucional de nuestra profesión por torpedear su celebración cuando Carlos Carnicer, actuando a traición, convocó un Pleno del Consejo General prescindible que bien podía haber convocado para cualquier otro fin de semana del año (que tiene 52 nada menos), máxime después de que, desde Navidades, a través de su Secretaria, se nos hubiese dado palabra de la aceptación por su parte de la invitación que le cursó la CEAT en el mes de Noviembre para que asistiese al evento en la doble calidad de Ponente y además en el de una de las autoridades que iba a abrir el mismo Congreso. Pues bien, cuando la deslealtad y la mala fe presiden la acción de una institución que vive a nuestra costa, que cobra un buen dinero a nuestra costa y que figura en el papel couché a nuestra costa, lo menos que tiene uno derecho a hacer cuando es injustamente menospreciado por el poderoso es ejercitar su sacrosanto derecho a la legítima defensa; todos somos Abogados y no voy a recordar aquí los fundamentos doctrinales últimos de tal derecho inalienable. Tras comprobar que, en efecto, después de confirmar su asistencia, el Sr. Carnicer nos traiciona a dos semanas del Congreso (¡dos semanas, señores!) y maliciosamente decide convocar una fruslería del Consejo General para el mismo día, a horas totalmente incompatibles lo uno con lo otro (cuando era totalmente factible compatibilizar ambos eventos a poca buena voluntad que hubiesen tenido), vemos cómo se van produciendo sin solución de continuidad, en cascada, las deserciones de otros Ponentes que iban a participar en nuestro Congreso Nacional: el Decano de Málaga (Presidente, a la sazón, de la Comisión de Turno de Oficio del CGAE, de la cual, por cierto, forma también parte un tal Sergio Herrero…), el Decano de Alcalá de Henares (anfitrión del Congreso y que tampoco podía asistir a nuestro acto si Carnicer convocaba un Pleno el mismo día a la misma hora), la Decana de Madrid y Vicepresidenta del CGAE…, además de bloquear la asistencia de otros Decanos que ya habían comprometido la misma como congresistas de a pie como eran los casos de los de Valladolid o Toledo, por ejemplo. Un Congreso que pretendía normalizar la relación entre los entes corporativos de nuestra profesión con los movimientos reivindicativos más rebeldes, y que se veía abocado al fracaso, sin margen de tiempo ya para hacer cambios aceptables de Programa, con media nómina de Ponentes que no iban a asistir, y todo gracias a la deslealtad y mala fe del Presidente del Consejo General, que convocó un Plenito del CGAE en una fecha que él ya tenía marcada en rojo desde Navidades, y a las malas artes por lo bajini –ésta es una apreciación subjetiva- de otra tercera persona…

    Porque a nadie se le puede escapar el dato objetivo de que nuestro no amado DecaNO es, como dije antes, el nº 2 de la Comisión de Turno de Oficio que preside el Decano de Málaga, y que iba a ser Ponente, Francisco-Javier Lara. Es creíble y cabe dentro de la pura lógica que la mala prensa y las insidias que indudablemente el Sr. Herrero extiende por doquier del Patio y de quienes lo dirigimos hayan llegado de primera mano a su colega de Comisión, que éste hablase con Carnicer, y que de común acuerdo a tres bandas se escogiera la vía de la sutileza como la más adecuada para pinchar el III CAT´14 dejando a dicho evento huérfano de Ponentes a pocos días de su celebración. Era su siniestra jugada maestra; siniestra, y rastrera. Repito: no es una acusación formal, pero sí una sospecha fundada de varios patios y de incluso algunos compañeros de Confederación que hábilmente hilaron unos datos con otros y al final tenemos una historia que tal vez, sólo tal vez, podría ser la causa última de una maniobra tan rastrera como traicionera por parte del más alto responsable del CGAE. De hecho, y como prueba manifiesta de lo anterior, recuerdo cómo cuando el día que acudí personalmente, junto a otra compañera de la Junta Directiva del Patio, a cursar la invitación de asistencia al Congreso de Alcalá al DecaNO Sr. Herrero, éste nos confesó que efectivamente había “desaconsejado” a Lara y a Carnicer su asistencia a nuestro Congreso porque (sic), abrimos comillas, “vosotros –El Patio, la Confederación- no estáis ahí para luchar por los intereses de los Abogados, vosotros estáis buscando otros fines” (sic), cerramos comillas. La compañera de Directiva en cuestión seguro que recuerda perfectísimamente estas groseras palabras de quien ocupa la más alta cota de representación de nuestro Ilustre Colegio y podrá dar testimonio de la veracidad de mis afirmaciones…

    Claro, lo uno lleva a lo otro: una vez constatamos la deslealtad con que nos obsequiaban desde arriba y la amenaza de arruinar el Congreso por deserción forzada de Ponentes clave, nuestra respuesta rápida, ágil y contundente no se hizo esperar. Pero es que no era para menos, mis queridos compañeros. En el mensaje de salutación al Congreso alcalaíno, éste que suscribe cargó sus diatribas como Presidente confederado contra unos responsables institucionales de la Abogacía que no nos merecemos y que nos habían tratado con displicencia aceptando primero (con más de tres meses de antelación) nuestra gentil invitación, para cancelarla por la vía de la deslealtad y la traición a pocos días del Congreso y con una disculpa tan peregrina como que el Presidente del CGAE había convocado para ese día un Pleno del Consejo…, que simplemente era para celebrar unas elecciones corporativas que bien podían haber sido convocadas para una semana antes, o para una semana después, porque eso no corría ninguna prisa y se podía correr en el calendario a discrección. El colmo del cinismo ocurre cuando, tras nuestro lógico malestar expresado en el blog del Congreso confederado, la Abogacía institucional monta en cólera y entonces nos dicen que “debido a esas acusaciones tan injustas”, ni Carnicer ni nadie del Consejo (ningún Decano) va a acudir a Alcalá de Henares ni como Ponente ni como público; vamos, que nos bloqueaban con un cordón sanitario. ¡Cinismo sublime!

     
c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar