Dia si, dia tambien surgen noticias sobre la reforma de la justicia gratuita. La ultima que acabo de leer es que las negociaciones entre el CGAE y el ministerio esta “estancadas”. Desde el pasado 13 de mayo no ha habido ninguna reunion. No voy a insistir aqui en el talante poco o nulo negociador del actual titular del Ministerio de Justicia de sobra conocido por todos.
Se ha propuesto una reunion por los representantes de la abogacia obteniendose el silencio por parte del señor ministro, basicamente mas de lo mismo, los altos dirigentes en su torre de cristal alejados de los problemas que nos afectan a los profesionales.
El 1 de julio se acaba el plazo para presentar enmiendas al proyecto de ley de justicia gratuita y desde el 6 de marzo que se creo la Comision Mixta parece que el tema esta en punto muerto. En la ultima reunion a la que asistio en representacion de la abogacia la decana del colegio de abogados de Madrid,la secretaria general del CGAE y los acuerdos parecen dificiles de alcanzar.
Esta falta de entendimiento y el “endiosamiento” de un ministro que no quiere o sabe escuchar nos perjudicara a todos los abogados de a pie, en unos tiempos dificiles y complicados.
En primer lugar se pone en peligro la “Garantía de cobro del abogado” con retribución digna, puntual y de actualización automática por la previsible no aplicación de la Ley de subvenciones. Tampoco se prevee una garantía de financiación suficiente para la organización del Servicio de Asistencia Jurídica Gratuita por parte de los Colegios.
Otro punto polemico es la posibilidad de que cualquier abogado podrá apuntarse al Turno de Oficio en cualquier Colegio de Abogados, independientemente de donde tenga su domicilio profesional..
Tampoco se reclama que los importes de la condena en costas sean para el abogado de oficio previa devolución de los honorarios cobrados así como que se preserven las competencias autonómicas en la gestión de la Justicia Gratuita pese a los recortes que está sufriendo este servicio.
Otro asunto que preocupa al CGAE es la participación de los graduados sociales como posibles ofertantes de este servicio. Para la abogacía es fundamental la intervención exclusiva de los profesionales que constitucionalmente tengan asignadas funciones de asistencia y defensa jurídica como son los propios abogados.
Por ultimo la falta de una garantía para la protección de los derechos de los ciudadanos a todos los niveles sin condicionar el ejercicio a trámites de ratificación personal, suspendiéndose automáticamente el procedimiento hasta que no exista letrado designado, aún en los supuestos de renuncia y planteamiento de insostenibilidad por parte del letrado designado.

Ademas de esta importante reforma algunas de los temas que están pendientes y que nos afectan directamente.son la futura reforma de la LOPJ y la modificación de los partidos judiciales que podría cuestionar la existencia de determinados juzgados o la Ley de Servicios Profesionales que defiende que la cuota colegial se baje a 20 euros al mes por cada colegiado.

Anuncios