Cuadernos de campaña (I)

 

Lecciones de mi país.

Quiero iniciar una serie de comentarios breves que sirvan, no simplemente para pedir el voto para la lista que presenta El Patio, sino a modo de reflexion personal para todos los colegiados. Y todo, en la convicción profunda, de que lo segundo conduce inevitablemente a lo primero. Veamos:

1º) En las elecciones presidenciales de 1.980 el candidato Ronald Reagan obtuvo una aplastante victoria sobre el Presidente Jimmy Carter. El estado de la Unión era caótico. En política interior, el americano medio sufría en sus carnes las consecuencias de una política económica catastrófica. En lo exterior, USA pasaba por uno de sus peores momentos: Crisis en Nicaragua, caida del Sha de de Irán con la toma de rehenes en la embajada americana etc.

Ante esta situación, durante la campaña, Reagan lanzó esta pregunta a los ciudadanos: ¿Está América mejor que hace cuatro años? ¿Ha mejorado o no su situación desde entonces? La respuesta no se hizo esperar en las urnas. Algo parecido podríamos preguntarnos hoy sobre la situación del Colegio y la Abogacía: ¿Está el Colegio de Gijón, los Letrados, sus problemas, el turno de oficio entre ellos, mejor qué antes? ¿En qué hemos mejorado? Qué alguien indique en qué estamos mejor. Las conclusiones son obvias.

2º) Otro ejemplo: Actualmente, ningún Presidente puede repetir más de dos mandatos. La reforma legal se produjo en 1.947 cuando el Congreso aprobó la vigesimosegunda enmienda. Lo cual impediría para el futuro que se repitiera el caso de Franklin Delano Roosevelt, el cual ganó cuatro elecciones consecutivas. En aquel momento se tenía claro que nadie debe perpetuarse en el poder. Si no, a la larga, tiende a aparecer la corrupción.

3º) No hay elección sin debate público entre candidatos. Aquí nos encontramos con la sorpresa de que EL ACTUAL DECANO SE NIEGA A DEBATIR. Con lo fácil que sería dejar al aspirante del Patio en ridiculo. No se comprende. A menos que se tema ser uno mismo quien quede en ridículo…….

Esperemos que llegue de una vez la tan ansiada renovación. Si no, nos encontraríamos ante una historia interminable. Como esta canción.

Anuncios